El Gobierno vasco ha declarado la Zona Arqueológica del Castillo de Korres, en el municipio de Arraia-Maeztu (Álava), como Bien de Interés Cultural, con la categoría de Conjunto Monumental.

Este espacio, denominado castillo de Portiella de Corres en la edad media, se ubica sobre la cima del monte Soila, en el pueblo alavés de Korres, y conserva estructuras aún visibles en la parte más elevada. Estas estructuras son parte del castillo medieval que se alzaba en ese lugar. Entre los elementos que se conservan se encuentra un aljibe y la posible torre del homenaje. Además, en un nivel intermedio, existen otras estructuras o muros elevados que podrían haber cerrado una defensa avanzada de esta fortaleza. En la parte más baja de la ladera oeste es visible una fuerte estructura de defensa que cierra un área más amplia. Esta estructura de la zona más baja podría haber cobijado el área de poblamiento, formado al abrigo de lo que en su día fue una importante fortaleza.

Hasta ahora, no se han realizado trabajos de investigación arqueológica en este yacimiento, aunque a la vista de los importantes restos que se observan en superficie, tanto de estructuras como de materiales, el Gobierno vasco considera “evidente” que presenta un “destacable interés” para el conocimiento de este tipo de asentamientos de la Alta Edad Media. La delimitación que se establece para la zona arqueológica incluye la propia fortaleza y el área de poblamiento que se acogió a su protección durante la época medieval. Esta delimitación se ajusta a las líneas naturales que configuran el terreno, y que queda marcada por los fuertes desniveles y los cortes verticales que se forman en torno a la peña sobre la que se asienta el castillo.

El mal estado de conservación motivó la movilización de los vecinos desde el año 2012. En el 2014, con motivo de un derrumbe en sus murallas, se realizó una campaña de captación de firmas en change.org que por fin ha logrado parte de su propósito.

Más información: