Aunque se dio a conocer el viernes 6 de mayo, hace unos días se ha producido un robo en la necrópolis altomedieval de Argiñeta en el barrio de Zenita del municipio de Elorrio (Vizcaya). Se desconoce la fecha exacta en la que ha desaparecido una de las réplicas de las estelas allí encontradas pues ha sido esta semana cuando un vecino de la zona ha alertado de la falta de una piedra.

La necrópolis de Elorrio es una de las joyas turísticas de Vizcaya y está compuesta por varias piezas y sarcófagos de los siglos VII – IX . Se trata de uno de los monumentos funerarios más importantes de Euskadi, donde se recogen 21 piezas entre las que destacan un sarcófago doble y cinco estelas -precisamente una de ellas ha sido robada- y la ermita de San Adrián.

Este suceso ha puesto sobre la mesa de nuevo la necesidad de acelerar los plazos para construir un museo arqueológico o centro de interpretación en Argiñeta. La alcaldesa de Eloriio, Idoia Buruaga, declaró que «la redacción del proyecto se presentará en unos meses y entonces se planteará su construcción». Mientras tanto, será la propia ermita la que siga albergando las auténticas piezas de la necrópolis, pero dentro de una espacio como centro de interpretación. De este modo, y tras muchos años fomentando la conservación, protección, excavación y puesta en valor de la necrópolis, Argiñeta contará con este ambicioso proyecto con el que se pretende preservar el patrimonio arquitectónico y turístico de la zona.

Además, tras las excavaciones y las labores de investigación realizadas estos años en la necrópolis, lo que se pretende es recuperar la ermita que forma parte del conjunto arquitectónico y arqueológico. El museo acogería los resultados del proceso de investigación llevados a cabo durante estos cuatro últimos años y se expondrían a través de materiales didácticos, paneles, audiovisuales, vitrinas expositoras y muestras de diferentes restos.