Mauregato es uno de esos reyes de Asturias de los que apenas se habla. Tiene un cierto halo de usurpador pues asciende al trono tras destronar a Alfonso II (783). Además, desde el siglo XIII, muchos historiadores y cronistas han localizado durante su reinado la famosa leyenda del tributo de las Cien Doncellas e incluso algunos le acusaron de seguir una línea pacífica o pactista con el emirato de Córdoba.

Pero en su reinado también ocurre el famoso debate intelectual entre Beato de Liébana y Eterio de Osma contra los obispos Elipando de Toledo y Félix de Urgel acerca de la herejía adopcionista, una doctrina que aseguraba que Jesús era un ser humano que fue elevado a la categoría divina cuando fue adoptado por Dios, bien al ser concebido, bien en otro momento de su vida o tras su muerte. Además, durante el reinado de Mauregato, tenemos otro hecho importante desde el punto de vista cultural: la aparición de uno de los primeros testimonios donde Santiago aparece como patrón de Hispania.

Efectivamente, antes del supuesto descubrimiento del sepulcro, en la corte de Mauregato, se escribe un himno litúrgico llamada O Dei Verbum Patris ore proditum. Es un himno en doce estrofas, cada una con cinco trímeros yámbicos, dedicado al rey Mauregato tal y como se puede leer en el acróstico formado por las iniciales de cada verso: O raex regnum regem piium Maurecatum aexaudi cui prove oc tuo amore prove (¡Oh rey de reyes, escucha al rey Mauregato y muéstrate generoso con él como puede esperarse de tu bondad!). Y es el primer himno en el que se atribuye a Santiago el honor de ser patrón de Hispania: «…cabeza refulgente y dorada de España,/defensor nuestro y patrono nacional…». El himno tiene además claras connotaciones políticas. Al ser dedicado a Mauregato legitima de alguna forma su reinado, que recordemos empieza con el destronamiento de Alfonso II, y pide que sea generoso y bondadoso con él.

El himno pertenece a la liturgia mozárabe y era cantado en las vísperas del día 30 de diciembre, día de Santiago apóstol, hermano de san Juan apóstol evangelista. Aunque se ha supuesto que fue compuesto por el propio Beato de Liébana, no existe ninguna confirmación documental o histórica de este hecho.

Latín1 Castellano2 Castellano3
O Dei Verbum Patris ore proditum,
Rerum Creator, et verum principium,
Auctor perennis, lux, origo luminis,
Enixus alvo gloriosae Virginis,
Xte. tu noster revera Emanuel,
Palabra de Dios, salida de la boca del Padre,
creador y verdadero principio de las cosas,
autor eterno y luz origen de toda luz,
engendrado en el seno de la Virgen santa,
¡Oh Cristo, verdaderamente Dios con nosotros!
¡Oh Verbo de Dios, pronunciado por la boca del Padre,
creador y verdadero principio de las cosas,
autor perenne, luz origen de la luz,
alumbrado por el vientre de la gloriosa Virgen,
Cristo, tu realmente nuestro Enmanuel!
Rex, et sacerdos, cui sacri lapides
En ter quaterni onychinus, achates,
Gliscunt beryllus, saphirus, carbunculus,
Uel amethystus, sardius, topasius,
(S)maragdus, iaspis, ligurius, chrysolitus
Sacerdote rey, para quien refulgen
las doce piedras sagradas:
ónica, ágata, berilo, zafiro, carbuncho, amatista,
sardio, topacio, esmeralda, jaspe, turmalina y crisólito.
Rey y sacerdote, en cuyo honor brillan las sagradas piedras
que son “tres por cuatro”: el ónice, el ágata,
el berilo, el zafiro, el carbúnculo,
y la amatista, la sardónica, el topacio,
la esmeralda, el jaspe, el ligurio y el crisólito.
Riteque gemmis Sol, dies, duodecim
Enitens horis, margaritis optimis,
Gliscitquet mundo jam fugatis tenebris,
Et candelabro tibi superposito,
Micant lucernis bis senis Apostoli.
Según lo establecido, el sol brilla y avanza,
una vez puestas en fuga las tinieblas del mundo,
durante doce horas comparables a perlas preciosas;
de igual modo iluminan los doce apóstoles
cual lámparas que reciben de ti su resplandor.
Pues puntualmente el sol con las gemas – el día
brillando doce horas, las mejores perlas-
avanza, ahuyentadas ya las tinieblas del mundo;
y los candelabros que sobre ti descansan
centellean con las lamparas de los “dos por seis” apóstoles:
Petrusque Romam, frater eius Achajam,
Indiam Thomas, Levi Macedoniam,
Iacobus Iebus, et Aegyptum Zelotes,
Uartholomaeus tenens Lycaoniam
Mathias Pontum, et Philippus Gallias.
Pedro ilumina Roma, su hermano Acaya,
Tomás a la India, Mateo a Macedonia,
Santiago a Jerusalén y Simón a Egipto,
Bartolomé a Licaonia, Judas a Edesa,
Matías a Judea y a la Galia Felipe.
Pedro en Roma, su hermano en Acaya,
Tomas en la India, Levi en Macedonia,
Santiago en Jerusalen y Zelotes en Egipto,
Bartolomé en Licaonia, Judas en Edessa,
Matías en Judea y Felipe en la Galia;
Magni deinde filii tonitrui,
Adepti fulgent prece Matris inclitae
Utrique ritae culminis insignia:
Regens Joannes dextram solus Asiam,
Ejusque frater potitus Hispaniam.
Quedan los grandes hijos del Trueno
que, a ruegos de su generosa madre,
han conseguido con razón el honor supremo
de regir Juan sólo toda Asia
y su hermano apoderarse de España.
Después, los grandes hijos del trueno
resplandecen, habiendo alcanzado, a ruegos de su ínclita Madre,
ambos con todo derecho los honores supremos,
gobernando sólo Juan el Asia, a la derecha,
y su hermano habiendo conquistado España.
Clari Magistro, clateris innoxia
Adsciti dextram, pacis unus foedera
Tractus: sinistram alter in sententiam,
Utrique regna, bis electa pignora,
Mitridepoli properant ad gloriam.
Apoyados en el pecho inocente del Maestro,
al de la derecha se le concede una muerte pacífica
mientras al de la izquierda se le augura el martirio;
elegidas por ambos y por dos veces las arras del reino,
avanzan mitrados a la gloria del cielo.
Recostados en el pecho inocente del ilustre Maestro
a la derecha uno es atraído a la alianza de paz,
a la izquierda el otro para ser ajusticiado,
y ambos habiendo elegido por dos veces las arras del reino,
coronados se apresuran a la gloria del cielo:
Advectus, inquam, gloriosus praemio,
Electus isthinc abitur martyrio,
Xti. vocatur Zebedaei Jacobus,
Apostolatus jure implens debita,
Victorque rapit passionis stigmata.
El uno es conocido glorioso a recibir el premio;
el otro, Santiago el de Zebedeo,
es el elegido para ser mártir con Cristo y,
cumpliendo el deber del apostolado,
triunfa y consigue la palma del martirio.
Llevado aquel Juan, glorioso, al premio,
elegido por éste la túnica del martirio de Cristo,
el llamado Santiago de Zebedeo,
cumpliendo el apostolado ejemplarmente
arrebata victorioso los estigmas de la pasión.
Divino quippe obsitus suffragio
Idem Magorum sontes iras, daemonum
Coercens virus, punit aemulantia:
Vivaxque demum in stolis, oraculis
In signo detur poenitens cor credulum.
Con la gracia de Dios asedia a los perversos magos,
venciendo el poder de los demonios;
y quebrando la arrogancia de los envidiosos,
con vigor arguye al insensato que,
arrepentido, recibe un corazón creyente.
Y capturando él con el favor divino
a los culpables magos, reprimiendo las iras de los demonios,
castiga el veneno de sus émulos;
y al final, vigoroso, da al estúpido una respuesta insigne
y al penitente un corazón crédulo.
Perplexus olim voti compos commodat
Rima petenti aegro adminicula:
Optanti pandit fidei charismata,
Vexilla pacis ad salutis copiam,
Enseque functus se communit gloria.
Satisface los deseos del enfermo,
que suplica con ahínco su ayuda,
y abre para él la puerta de la fe
y, con el signo de la paz, le devuelve la salud,
asegurando para sí la gloria al morir bajo la espada.
Atado, cumplidor del deseo del enfermo
que solicita con insistencia su provechosa ayuda,
manifiesta al que le pide los carismas de la fe,
y con el estandarte de la paz ( le da) la salvación abundante
y ejecutando con la espada se asegura la gloria.
O vere digne sanctior Apostole
Caput refulgens aureum Hispaniae!
Tutorque nobis, et patronus vernulus,
Vitando pestem, esto salus coelitus:
Omnino pelle morbum, ulcus, facinus.
¡Oh apóstol santísimo y digno de alabanza,
cabeza refulgente y dorada de España,
defensor nuestro y patrono nacional
sé nuestra salvación celeste contra la peste
y aleja de nosotros toda enfermedad, llaga y maldad!
¡Oh! verdaderamente digno y más santo apóstol,
que refulges como áurea cabeza de España,
nuestro protector y patrono nacional,
evitando la peste, sé del cielo salvación,
aleja toda enfermedad, calamidad y crimen.
Adesto favens gregi, pius creditor,
Mitisque pastor gregi, clero, populo;
Ope superna ut fruamur gaudio:
Regno potiti vestiamur gloria
Aeterna: per te evadamus tartarum.
Sé piadoso con la grey que te ha sido encomendada
y buen pastor para el rey, el clero y el pueblo,
para que con tu ayuda consigamos los gozos eternos,
nos revistamos de gloria en el reino conquistado
y no caigamos en el infierno eterno.
Muéstrate piadoso protegiendo al rebaño a ti encomendado
y sé manso pastor para el rey, el clero y el pueblo;
que con tu ayuda disfrutemos de los gozos de lo alto,
que nos revistamos de la gloria del reino conquistado,
que por ti nos libremos del infierno eterno.
Praesta, quaesumus, Unica potentia,
Replensque gloria cunctam solus machinam,
Virtus perennis ingens, adesto gloria
Aeterna; cujus laus est et clementia;
Et honor jugis affatim per saecula.
Amen.Te lo pedimos a ti, Unidad todopoderosa,
que con tu poder llenas toda la tierra
y a quien es debida alabanza y clemencias eternas,
poder y gloria para siempre,
honor por los siglos de los siglos.Amén.
Concédenos te rogamos, ¡oh Trinidad!,
que llenas con tu poder, solo, toda la maquinaria del mundo,
a quien corresponde la alabanza y la clemencia eternas,
el poder perenne, la inmensa gloria
y el honor perpetuo abundantemente por los siglos.

Amén.

Música para O Dei Verbum Patris ore proditum

Ha habido algunos intentos de componer una música para este himno siguiendo las tonalidades y modos de los cantos del rito mozárabe. Eusebio Goicoechea Arrondo le puso la música del Intonarium toletanum, secundum consuetudinem Ste. Ecclesie Toletane. Se puede consultar la partitura en O Dei Verbum-1 PDF

El músico de Montejo de Bricia, D. José Luis Zaramillo, también le acopló música, compuesta el 17 de Abril del 2006, e interpretándola en el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, en el Año Jubilar Lebaniego, 2006. Se puede consultar la partitura en O Dei Verbum-2 PDF

Para un estudio más profundo de las primeras menciones de Santiago como patrón de España, recomendamos este artículo: M. C. Díaz y Díaz: Los Himnos en honor a Santiago en De Isidoro al siglo XI, Barcelona, 1976, págs. 235-288.

Notas

1. Texto latino copiado por Enrique Flórez en España Sagrada, Libro III, mientras habla de la predicación de Santiago en España. Otra versión más moderna y fácil de leer se puede encontrar en C. Blume, Analecta Hymnica Medii Aevi, 27, Leipzig 1897, 186-18

2. Traducción de Miguel C. Vivancos Gómez, OSB, Prior de Montserrat.

3. Traducción de José Fernández Arenas