La fragmentación del condado de Castilla (c.885-931)

Una época escasa en fuentes documentales y en la que el condado parece dividido en condados más pequeños: Lantarón y Cerezo, Castilla, Burgos… Pero también es el momento de la gran expansión hasta la frontera definida por el río Duero, culminada el año 912 por condes como Munio Núñez, Gonzalo Fernández y Gonzalo Téllez.
Es un período confuso pues debido a la parquedad de documentos y a que muchos han sido manipulados siglos después, es difícil establecer una secuencia cronológica exacta de quiénes fueron los condes y dónde gobernaron.


Los últimos años del reinado de Alfonso III (885 – 910)

El último período del reinado de Alfonso III va a estar marcado por tres hechos. El primero es la firma de una tregua con Córdoba con lo que los únicos ataques externos serán por parte de los Banu Qasí. Por otra parte, el avance hacia el sur parece detenerse, seguramente para proceder a su organización territorial y defensiva. Y sus últimos años vendrán marcados por la inestabilidad provocada por varias

Castilla entre los años 885 y 910

Un período oscuro (885 – 899) Tras la oscura desaparición del conde Diego Rodríguez, probablemente en el 885, ninguno de su estirpe volverá a ocupar una dignidad condal. Entre el 885 y el 897 sólo se encuentran dos documentos referentes a la zona del condado de Castilla. Ninguno alude a la existencia de un conde pero sí a la del rey Alfonso. ¿No hubo nadie con el título condal en

El reinado de García I (910-914) y Castilla

Alfonso III va a dividir sus posesiones entre sus hijos, legando al primogénito, García, León y las tierras foramontanas (entre las que se incluye Castilla); a Ordoño, Galicia y Portugal; y a Fruela, Asturias. Con García va a volver el impulso expansivo que va tener dos frentes en el ámbito castellano. Por una parte, se va a alcanzar el río Duero en el año 912 y va a acometer también

Reinados de Ordoño II (914-924) y Fruela II (924-925)

Tras la muerte de García I es su hermano Ordoño II quien es coronado en León en el verano del 914. De esta forma reagrupa todos los territorios de su padre salvo Asturias donde gobierna su hermano Fruela II quien le reconocía su supremacía. Estableció de forma definitiva la capital en la ciudad de León. Su primera acción fue una razzia contra Mérida (914), logrando un importante botín y tributos

El reinado de Alfonso IV, el Monje (926-931) y Castilla

La guerra civil leonesa La muerte de Fruela II dio paso a una guerra civil entre diferentes pretendientes al trono leonés. Por una parte se encuentran los hijos de Fruela II: Alfonso, Ramiro y Ordoño; y por otra los hijos de Ordoño II: Alfonso, Sancho y Ramiro. En un principio los partidarios de Alfonso Froilaz, el Jorobado, le aclaman como rey en León. Pero Alfonso Ordóñez pide ayuda a su