En el fabuloso y único testimonio de la época condal –y del prerrománico ibérico– que constituye la torre de Fernán González de Covarrubias, datada en el siglo X, se localiza una trágica leyenda en torno a una infanta castellana llamada doña Urraca. De forma escueta se cuenta que:

La joven infanta Urraca pertenecía al linaje condal castellano y su padre, el conde, quería casarla en una boda previamente negociada con un príncipe de León, de forma que los condes de Castilla emparentaran con la realeza leonesa y fueran más poderosos. Pero Urraca ya estaba enamorada de un pastor o de un labriego de la zona de Covarrubias y se negó a casarse con el príncipe.

La trágica consecuencia de este obstinamiento fue que el conde, al ver contrariados sus deseos, condenó a su hija a ser encerrada en vida en una de las estancias de la torre, aunque también se cuenta que en realidad fue emparedada. Y esto sirvió además de advertencia a sus súbditos: si era capaz de emparedar a su propia hija, ¡de qué no sería capaz si no le obedecían sus vasallos!

Otra versión, que trata de ser más certera desde el punto de vista histórico, nos cuenta que:

Lo que en realidad sucedió es que la infanta Urraca, hija de Fernán González se había casado en segundas nupcias con Ordoño IV de León. Su padre apoyaba a Ordoño IV en contra del rey Sancho I y logró que se coronara como rey de León. Pero, al poco tiempo, Fernán González se enemistó con Ordoño IV, apoyó a su rival en el trono leonés, Sancho I, y obligó a Ordoño a renunciar al trono. Ordoño IV, llamado el Malo, se refugió posiblemente primero en Castilla y luego en Asturias. Además, para completar la venganza, recluyó a la esposa de Ordoño IV, su propia hija, en el torreón de Covarrubias hasta su muerte en el 965.

 

Aquellos que visiten hoy en día el torreón podrán contemplar la estancia donde supuestamente fue encerrada doña Urraca. Incluso se cuenta que algunas noches en algunas de las ventanas del torreón se puede ver el espectral rostro de doña Urraca.

 

Pero, ¿qué hay de cierto en esta leyenda? y ¿quién era exactamente esta mujer? Las distintas versiones de la leyenda no nos dan datos del todo fiables para identificarla de forma precisa. Para unas es Urraca Fernández, la hija de Fernán González; en otras es su nieta e hija del conde García Fernández; y en otras ocasiones es una supuesta e ignota hermana del propio Fernán González.  Repasemos brevemente a las candidatas a ser el origen de la leyenda. De entre los descendientes de Fernán González encontramos varias Urracas.

torreon de covarrubias 20140111 1016173335

 

Posibles protagonistas

Urraca Fernández o de Castilla (m. 1005). Hija de Fernán González y Sancha Sánchez. En torno a finales del año 944 se casó con Ordoño Ramírez, quien luego sería  el rey Ordoño III de León. Su padre se rebeló contra su marido, aunque ella se mantuvo casada y concibió tres hijos: Bermudo II de León, Sancha y Teresa.  Tras quedar viuda, en el 956, volvió a casarse, en el año 958, en esta ocasión con otro rey de León, Ordoño IV, apoyado por su padre frente a Sancho I. Tuvo dos hijos, aunque solo se conoce el nombre de uno: García, entregado como rehén al califa al-Hakam II cuando Ordoño firmó con él un tratado de amistad.

Posteriormente, tras enviudar de nuevo, se casó con el rey navarro Sancho II Abarca. De este último matrimonio tuvo cuatro hijos: García Sánchez II de Pamplona, Ramiro, Gonzalo y Urraca. Tras fallecer, fue sepultada en San Cosme y San Damián de Covarrubias.

 

Urraca García (m. 1039). Hija del conde García Fernández y de Ava de Ribagorza. Sus padres crearon para ella en el 978 el Infantado de Covarrubias. Fue abadesa de Covarrubias y titular de su Infantado hasta su muerte. Consejera de su hermano el conde Sancho García, realizó las funciones de regente del condado castellano durante la minoría de edad de su sobrino, el conde García Sánchez. Fue asesinada en el año 1039 y sepultada en la iglesia de San Cosme y San Damián de Covarrubias. Se sospecha que su muerte fue instigada por Fernando I con el objeto de acceder a su inmenso patrimonio personal. Puede incluso que acabara sus días encarcelada en el torreón, según propone Luis Alonso Tejada1. Hoy en día podemos leer el siguiente epitafio del siglo XVI: Y en la del medio iace la ynfanta doña Urraca, hija del conde Garcí Fernández, a la cual, su padre dió esta Yglesia e Ynfaztango de Cobarrubias. Era 1016.

 

Urraca Gómez (m. 1012). Hija de Muniadonna Fernández, hermana del conde Fernán González, y del conde de Saldaña y Carrión, Gómez Díaz. Se casó con su primo hermano el conde castellano Sancho García. Junto a él fundo el monasterio de San Salvador de Oña (1011) y allí fue sepultada a su muerte, acaecida según los Anales Castellanos en el 1012. Fue madre del último conde castellano, García Sánchez. Erróneamente, su epitafio en Oña dice que murió el 20 de mayo de 1025. Francisco de Berganza en sus Antigüedades de España la identifica con una tal Urraca Salvádorez.

 

Urraca Sánchez (m. 1041). Hija de Urraca Gómez y del conde Sancho García. Se casó, antes del 1008, con Sancho Guillermo de Gascuña. Era tía del rey Fernando I de León.

 

Urraca de Pamplona (Abda, la Vascona). Hija de Urraca Fernández y del rey pamplonés Sancho II Abarca. Fue dada como rehén a Almanzor en el 982. Adoptó el nombre de Abda y tuvo con él un hijo llamado ‘Abd al-Rahman el Sanchuelo. Posteriormente ingresó en un convento.

 

Conclusión

Como vemos a primera vista ninguna de estas cinco Urracas parece la protagonista de la historia legendaria. A mi entender, la leyenda pudo mezclar hechos de las dos Urracas más directamente relacionadas con Covarrubias: Urraca Fernández, la reina de León y de Pamplona, quien más aportó a la historia, y su sobrina Urraca García, la poderosa abadesa y primer titular del Infantado de Covarrubias. Tenemos que tener en cuenta que, debido a que en muchas ocasiones en los documentos de la época no se mencionan los apellidos o patronímicos de las firmantes, hasta hace poco se ha confundido en numerosas ocasiones a estas mujeres cuando se ha narrado la historia.

El hecho excepcional de que Urraca Fernández se casara con tres reyes (dos leoneses y un pamplonés) seguro que tuvo que ser tema de habladurías, romances e historias imaginadas y cantadas. Además, efectivamente su padre negoció el primer casamiento con el rey de León Ramiro II. Por otro lado, el asesinato en el año 1039 en Covarrubias de Urraca García, la poderosa abadesa poseedora del infantazgo de Covarrubias y última representante directa del linaje condal castellano, pudo poner la nota trágica a esta historia. Incluso puede ser cierto que Urraca García estuviera encarcelada en torno a un año en el interior del torreón por orden del rey Fernando I. El tiempo hizo lo demás, transformando la historia, uniendo dos personas en una y dándole un cariz a la vez romántico y trágico.

 


1. En su libro acerca de Urraca García titulado Círculos de Piedra, círculos de fuego.