Leyendas sobre Los Siete Infantes de Lara

Leyendas y tradiciones relacionadas con la historia de los Siete Infantes de Lara


Las fortalezas de Ruy Velázquez

La versión de la leyenda de los Siete Infantes de Lara que se cuenta en la Crónica de 1344 dice que tras la traición de Ruy Velázquez, el tío de los Siete Infantes de Lara, éste se sublevó contra el conde de Castilla García Fernández y se apoderó de todas las fortalezas que como alcaide general tenía a su cargo. La misma crónica hace un recorrido por alguna de ellas cuando narra

Burgos y las bodas de Ruy Velázquez y doña Lambra

La ciudad de Burgos aparece en varias ocasiones en el relato de los Siete Infantes de Lara. La historia, enclavada temporalmente en época del conde de Castilla García Fernández, comienza con las bodas entre Ruy o Rodrigo Velázquez de Lara y una prima del conde, doña Lambra. Los festejos de la boda, según la leyenda, duraron siete semanas y se celebraron en Burgos. Cuenta además como en la vega del

Segura de la Sierra: Mudarra juega al ajedrez

Cuentan acerca de la localidad jienense de Segura de la Sierra una curiosa leyenda cuyo protagonista es Mudarra González, el hijo que el padre de los siete Infantes de Lara tendrá en Córdoba con una pariente de Almanzor y quien luego vengará a sus hermanos. La historia es recogida en el Boletín de Estudios Giennenses nº 67 del año 1971 (págs. 55-60) por Genaro Navarro López, aunque su origen se encuentra

Vilviestre del Pinar: el solar y la muerte de Ruy Velázquez

Vilviestre del Pinar es la localidad burgalesa que la leyenda de los Siete Infantes de Lara indica que es la heredad del caballero Ruy o Rodrigo Velázquez, el tío de los Siete Infantes de Lara, quien incitado por su mujer doña Lambra, acabará traicionándolos. Según los cantares, era lugar de paso obligado para salir de Castilla desde Salas hacia la frontera soriana con los dominios musulmanes. Por aquí pasó Gonzalo

Val de Espeja: Mudarra hiere y apresa a Ruy Velázquez

En la versión de la leyenda de los Siete Infantes de Lara que nos ha transmitido la Crónica de 1344 se nos cuenta, con gran detalle, la venganza que Mudarra, el hijo que Gonzalo Gustios tuvo con una princesa cordobesa, lleva a cabo en Castilla contra el asesino de sus hermanastros. En concreto narra cómo Mudarra se encontró con Rodrigo Velázquez en la zona entre Coruña del Conde y el

Lara de los Infantes: el origen de Ruy Velázquez

Ruy o Rodrigo Velázquez (Ruy Vasques en otras versiones) es el tío de los Siete Infantes de Lara y quien ejerce el papel de traidor en la leyenda. Ruy Velázquez era procedente de Lara (actual Lara de los Infantes). Según el cantar era un caballero muy insigne y de gran valía al servicio del conde de Castilla García Fernández. Dicho conde concedió a Ruy Velázquez la mano de su prima,

La Bureba: el solar de doña Lambra

 Imagen: La Bureba desde el Santuario de Santa Casilda (tomada de labureba.com) La leyenda de los Siete Infantes de Lara deja clara la procedencia de doña Lambra Sánchez (su nombre también aparece escrito como Llambla, Flámula o Alambra), la tía de los Siete Infantes de Lara que inicia el conflicto familiar que acabará primero con la vida de los Siete Infantes y al final con la suya propia y la

La Laguna Negra de Neila y la muerte de doña Lambra

Mudarra, el hijo que Gonzalo Gustios concibió en Córdoba, será el encargado de vengar la muerte de sus hermanastros, los Siete Infantes de Lara. Una vez asesinado su tío Ruy Velázquez, Mudarra persigue a su tía doña Lambra, la causante del drama que cuenta la leyenda de los Siete Infantes de Lara. Doña Lambra trata de escapar de esta persecución pero finalmente decide acabar con su vida. Son varias las

La vega del río Ebrillos: Ruy Velázquez se encuentra con los Infantes

Desde Canicosa de la Sierra, una vez señalados los malos augurios de los Siete Infantes de Lara por parte de su mentor Nuño Salido, la comitiva siguió por el extenso pinar que cubría las estribaciones meridionales de la Sierra de los Picos de Urbión. En este camino cuenta la leyenda el lugar donde los infantes de encontraron con su tío Ruy Velázquez: en la vega del río Febros, que hoy