Conde gallego (¿? – 874). Flacidius en la documentación medieval

Magnate gallego que se rebeló en Lugo contra el rey Alfonso III en el 874. El rey envió a su ejército a sofocar la rebelión, entre los cuales se hallaba muy probablemente el castellano Munio Núñez. La rebelión fue reducida y Flacidio fue ajusticiado. Todas sus posesiones, castillos y fortalezas, pasaron a poder del rey.

Este hecho no aparece mencionado en ninguna de las crónicas históricas sino en un documento de 1 de marzo del 875¹, relativo al comienzo del episcopado de Recaredo en Lugo. Se cuenta en él que , tras haber sofocado la rebelión, el propio Alfonso III entró con su ejército en la ciudad y comenzó a hacer averiguaciones sobre los conspiradores. De este modo castigó a los habitantes de la parroquia de San Julián de Mallones (actual San Julián de Mos), iglesia de la que se apoderó, por haber apoyado el levantamiento y haber matado a varios vasallos del rey. También se querelló contra sus propietarios: Flacencio Tritóniz y Aldoreto Tritóniz, miembros de la curia real (officio palatino), a quienes pidió una multa por hallarlos culpables de homicidio.

Pero finalmente los perdonó al humillarse éstos ante el rey e interceder por ellos otros magnates de la corte. Alfonso III se contentó con recibir dos caballos, de color marcello y rosello, valorados en 500 sueldos. El documento es firmado por el rey, su esposa, los obispos de Dumio, Iria Flavia y Lugo, y también aparece como testigo el conde Munio Nuñez.

  1. Tumbo Novo de Lugo, fol. 19 v.