Etiqueta "hisham i"

‘Abd Allah ben ‘Abd al-Rahman

‘Abd Allah ben ‘Abd al-Rahman ben Mu’awiya [? – 823] llamado al-Balansi Hijo de ‘Abd al-Rahman I y hermano del emir Hisham I. Cuando murió ‘Abd al-Rahmán I (788) ni ‘Abd Allah ni su hermano Suleyman aceptaron como nuevo emir a su hermano Hisham. Ambos se hicieron fuertes en Toledo. Suleyman marchó hacia Córdoba pero fue derrotado en las cercanías de Jaén y huyó hacia Mérida, Hisham sitió Toledo durante

Sulayman ben ‘Abd al-Rahman

Abu Ayyub Sulayman ben ‘Abd al-Rahman ben Mu’awiya [Damasco, ¿? – 800 ] Hijo primogénito del primer emir omeya de Córdoba, ‘Abd al-Rahman I. Fue uno de los supervivientes de la matanza omeya de Damasco y viajó con su padre hasta la península Ibérica. Al fallecer ‘Abd al-Rahmán I (30 de septiembre de 788) se rebeló, apoyado por su hermano ‘Abd Allah, contra su hermano Hisham I. Ambos se hicieron

Hisham I

Hisham I,  Abu al-Walid Hisham al-Rida (el Apreciado) (هشام بن عبد الرحمن الداخل). [Córdoba, 26 de abril de 757- Córdoba, 28 de abril de 796] Emir de Al-Ándalus (788 – 796) Segundo hijo de ‘Abd al-Rahman I, su madre era una esclava de origen visigodo llamada Halul. En su juventud ejerció el cargo gobernador de Toledo. Sucedió a su padre en el emirato, siendo nombrado el 7 de junio del

El Reinado de Alfonso II (791-842). Primera parte (791-822)

 Contexto histórico Alfonso II, el Casto es elegido rey de Asturias tras la abdicación de Bermudo I (791). Su reino sigue encerrado en las montañas de la cordillera Cantábrica y se encuentra a la defensiva, en una situación de debilidad frente al poderoso emirato omeya de Córdoba. Al frente de los cordobeses está el emir Hisham I, dominador indiscutible del resto de la península Ibérica y que tiene en asturianos

Inicio del Emirato Omeya. Asturias a la defensiva (757-791)

Emirato de ‘Abd al-Rahman I (756-788)   Tras la proclamación de ‘Abd al-Rahman como emir en Córdoba (756), éste se dedicó a la tarea de pacificar Al-Ándalus. Comenzó por sofocar la resistencia de los kalbíes, de Yusuf y al-Sumayl, acantonados en Toledo. Los derrotó en el 761 y a sus últimos partidarios en el 764. También tuvo que hacer frente a los enviados por los califas abasíes para restaurar su