MXI 2016. Ese es el nombre con el que Bodegas Alejandro Fernández Tinto Pesquera ha querido homenajear a la historia de la Ribera del Duero. Hace referencia al año 1011, año en el que el califa Sulayman al-Mustain llegó a un acuerdo con el conde Sancho García por el cual, a cambio de su ayuda para conseguir el califato de Córdoba, se comprometió a devolver a Castilla fortalezas tan señeras como Clunia, Osma, Gormaz y San Esteban de Gormaz que habían sido tomadas años antes por Almanzor.

Según su enólogo, Rodrigo Pons Morente, se trata de un vino limpio y brillante, con un intenso color violeta. En nariz es fresco y su aroma recuerda a frutos rojos y negros, en especial, a moras y a frambuesas. MXI 2016 resalta en boca por sus taninos redondos y una acidez perfecta. Sus toques frescos varietales, reaparecen bajo la lengua tras los primeros segundos. Cada trago se muestra muy agradable en el paladar. El postgusto es afrutado y recuerda de nuevo a moras y frutos negros. 

MXI 2016 ha envejecido en una selección muy cuidada de barricas de roble americano con tostados medios, durante 14 meses y, antes de salir al mercado, ha reposado seis meses en botella. Con una graduación del 14%, MXI 2016 se sirve en copa a una temperatura de entre 12 y 14 ºC y es ideal para acompañar arroces, risottos, pasta, carne a la brasa y chuletillas al sarmiento.

El vino MXI 2016 se ha elaborado con uva tempranillo que ha crecido en un viñedo con una superficie de 200 hectáreas en el Monte Alto Pesquera. Un terreno franco arenoso, dentro del término municipal de Pesquera del Duero, con una orientación sur y a 900 metros de altitud. El clima de maduración del viñedo ha sido más cálido de lo habitual, pues las primeras heladas del año 2016 no llegaron hasta el mes de noviembre y diciembre. Pese a este factor medioambiental, el ciclo de brotación fue evolucionando de manera normal y el periodo de vendimia se desarrolló durante el mes de septiembre. La recogida fue sana y con una calidad excepcional.