Si estás cansado del turismo de siempre y te apetece variar, hacer algo distinto, nada mejor que embarcarte en un viaje de aventura. ¿Qué son los viajes de aventura? Son viajes alternativos, distintos de los ofrecidos generalmente por la agencias de viajes. Generalmente en alojamientos poco comunes y en los que, además de descubrir otras culturas y paisajes, se realizan actividades alejadas de la normalidad, pero que tampoco tienen que ser deportes extremos. Por ejemplo cicloturismo, trekking, rafting, senderismo, vías ferratas, tirolinas… Os proponemos algunos viajes de aventura por todo el mundo.

Viaje a la Antártida

¿Suena raro? Pues este sí que es un destino poco frecuente y extremo. Si bien es verdad que no es apto para todos los bolsillos, en la Antártida podrás descubrir un territorio prácticamente virgen. Ver los mejores glaciales, navegar a bordo de un rompehielos entre icebergs; observar las colonias de pingüinos y leones marinos; caminar con raquetas; descubrir en barco las colonias de  cetáceos son algunos de los mejores exponentes turísticos de este continente prácticamente deshabitado, salvo por las bases científicas.

Antártida

Antártida

El Camino de Santiago

Este nos pilla más cerca ,y aunque es más conocido, es un tipo de viaje que nos permite, sobre todo, conocernos a nosotros mismos. Caminar durante casi 800 kilómetros por el Camino Francés entre el puerto navarro de Roncesvalles y Santiago de Compostela no es baladí. Porque es recomendable hacerlo andando para tener una verdadera inmersión en los distintos paisajes del recorrido. Y tiempo para descubrir los pueblos y ciudades de la ruta con gran cantidad de tesoros artísticos: catedrales como las de Burgos y León o iglesias románicas como la de Eunate y Frómista. Y, por supuesto, deleitarnos con la gastronomía de cada región. Este viaje es una oportunidad para conocernos mejor y, cómo no, para encontrar otras personas que serán compañeras de camino.

Camino de Santiago

Camino de Santiago

Cruzar el Atlántico en un barco de vela

¿Pero si no sé navegar? No importa. Existen viajes en los que podemos ir en un velero pilotado por un capitán con experiencia. Generalmente salen desde las Islas canarias, en la época en la que soplan los vientos alisios. El viaje dura entre dos y tres semanas por más de 3000 millas náuticas. Nos esperan días sin ver tierra firme, a solas con el océano, pero en los que es posible establecer verdaderos lazos de amistad con el resto de navegantes durante los turnos de guardia al timón o en asuntos tan domésticos como la cocina o la limpieza del velero. También numerosas horas para leer, reflexionar y despejar la mente y el espíritu, e incluso para probar fortuna con la caña.

 

Atlántico en vela

Atlántico en vela

Namibia: la esencia de África

Posiblemente el país africano en el mejor podemos experimentar la inmersión en las raíces del continente. Junto a espectaculares desiertos y varias de las mejores reservas de la naturaleza, Namibia sigue siendo uno de los lugares menos explotados turísticamente. Nada mejor que un recorrido en 4×4 por todo el país para conocer algunas de sus maravillas naturales: el desierto rojo de Namib, con las dunas más alta de la Tierra; el pantano muerto de Deadvlei; o pueblos de pura tradición germana como Lüderitz. Contemplar la auténtica fauna africana en los parques naturales de Etosha y del Namib-Naukluft. Descubrir la cultura bosquimana, una de las más primitivas del planeta; y alojarnos con los himba. Estos son solo algunos de los atractivos de Namibia.

Desierto de Namib

Desierto de Namib