El juego siempre ha sido muy popular en España. Esto ha sido así desde mucho antes de la irrupción en tromba de los casinos online, tan populares hoy en día. Las loterías (hay una que nació en el siglo XVIII, nada menos, la Primitiva) o la quiniela, por nombrar solo algunas, siempre han gozado de una gran popularidad. Es más, antes de poder jugar al bingo en línea, había un local físico situado en prácticamente cada barrio de las localidades españolas de cierto tamaño. Pero lo que hizo despegar definitivamente el juego en España fue, obviamente, la llegada de los casinos online.

Y es que tener la posibilidad de jugar a los juegos de azar en línea es algo muy cómodo. Pero no nos adelantemos. El punto de partida de los casinos online en España fue la aprobación de la Ley del Juego en 2011. Hasta entonces, si querías jugar en línea en España tenías que jugártela, simplemente porque estaba prohibido, claro. La aprobación de esta ley supuso que, a partir de ese momento, los casinos podrían operar en territorio nacional obteniendo una licencia. Esta licencia, otorgada por la Dirección General de Ordenación del Juego, un órgano que depende del gobierno directamente, garantiza un juego justo y que el casino tenga que cumplir una larga lista de estrictos requisitos para poder operar.

Como España siempre ha sido bastante fiel a las quinielas, como decíamos, las apuestas online subieron de inmediato como la espuma. Desde ese momento, los españoles tuvimos muchísimas más opciones para apostar en el partido, competición o deporte que nos diera la gana. ¿Quieres apostar a cuántos córneres se sacarán en un Zambia – Gabón? Puedes, nadie te lo impide. Con la regularización del juego, vino la libertad de elección.

Lo segundo que empezó a crecer sin parar fueron los juegos de cartas, siendo el póquer la punta de lanza. En España siempre se ha jugado mucho al póquer, pero los mejores jugadores tenían la necesidad de emigrar para poder jugar en torneos y demás. Obviamente, siendo legal el juego online ya no tenían ninguna necesidad de hacerlo. Esto tuvo la ventaja de que dio a descubrir a la población en general un emocionante juego de cartas que tiene muy poco de azar: en el póquer, lo fundamental es tener una estrategia.

Y todo esto nos conduce a la situación actual. El juego online en España goza de una salud de hierro, y el número de usuarios y jugadores crece exponencialmente año tras año. Esto es fácil de ver en 2021, donde el sector del juego online sostuvo a muchos otros que se vieron en graves problemas por culpa del COVID-19. Los juegos de casino ya están totalmente asentados en nuestro país, y mucha gente que no había probado nunca una tragaperras, por ejemplo, sabe que tiene una oferta prácticamente infinita al alcance de la mano (literalmente). Por ello, creemos que esta tendencia solamente irá a más, y que el sector seguirá batiendo récords en 2022.