No todas las campañas de Almanzor se dirigieron contra los reinos cristianos del norte. El califato de Córdoba aspiraba a controlar el norte del actual Marruecos y varias expediciones militares se dirigieron hacia allí.

Entre finales de septiembre del 979 y enero del año 980 Almanzor dirigió sus tropas hacia Algeciras para luego cruzar el estrecho de Gibraltar y sofocar la intervención zirí contra sus aliados norteafricanos, así como reclutar bereberes mercenarios.

Según el Dikr:

La octava, la campaña de Algeciras

Y según Ibn Hayyan:

Salió Muhammad ben Abi ‘Amir de la capital Córdoba con su ejército hacia Algeciras, a finales de safar del año 368H. Fue la octava de sus campañas; su objetivo era controlar el acceso a al-Andalus para evitar que cruzaran hacia ella los enemigos del Estado; y combatir a los que habían aparecido en la tierra del Magrib de los reyes Banu ‘Ubayd Allah, los si’ies; y distinguir entre los que se habían acogido a una de las dos obediencias de entre los grupos bereberes, tanto beduinos como sedentarios.

La situación política en el Magreb en ese momento se puede resumir así. Buluggin ben Zirí al-Sinhaya, señor de Ifriqiya, fiel al califato fatimí, penetró en el Magreb y conquistó Siyilmanasa y Fez matando y haciendo huir a los Zanata, aliados de al-Andalus. Muchos de ellos se refugiaron en Ceuta desde donde pidieron el socorro de Almanzor.

Se confió el asunto a Muhammad ben Abi ‘Amir, que salió con su ejército hacia Algeciras, según hemos contado al comenzar la narración. Salió con él Ya’far ben ‘Alí y los hombres del Estado, y llevó con él cien cargas de dinero contante y material en una cantidad que no se puede contar. Se estableció en Algeciras e hizo cruzar a Ya’far ben ‘Alí a Ceuta con la fuerza más ostensible y el mayor equipo. Se le unieron los reyes de Zanata, y fueron llevados a la fuerza a combatir a las afueras de Ceuta, y a esforzarse en el combate

Una vez que las tropas andalusíes y zanatas se desplegaron a las afueras de Ceuta, Buluggin, subiendo a las montañas de Tetuán, vio el enorme ejército allí dispuesto y decidió no enfrentarse a ellos, dirigiéndose hacia otras zonas del Magreb, arrasando la guarnición andalusí de al-Basra (en la imagen) y luchando contra los Bargawata.

Intervenciones de Buluggin ben Zirí contra los zanatas
Intervenciones de Buluggin ben Zirí contra los zanatas

Las tropas de Ya’far, habiendo conseguido mantener Ceuta y su entorno, se volvieron a Algeciras en yumada II del 369H (enero 980) dejando como gobernador a Majlad ben Muhammad ben Zakariyya al-tamimi, conocido como Ibn Bartal.

Mientras Almanzor estuvo en Algeciras tuvo tiempo para desembarazarse del visir ‘Abd al-Rahmán ben al-Rumahis, señor de Bayana (Pechina). Con la excusa de tratar acerca de la reforma de la fuerza naval andalusí, le invitó a Algeciras. Almanzor le envenenó la comida (una gallina grande guisada) y al-Rumahis falleció en su regreso a Almería


Bibliografía