Muchas son los ejemplos que tenemos a lo largo de los últimos siglos, de libros que van mucho más allá de únicamente lo que tienen escritos en sus páginas, sino que pasan a ser obras de culto que trascienden fronteras y que son referentes para varias generaciones. En Castilla hay claros ejemplos de esta tesitura, pero también ha visto como se ha enriquecido con las vivencias de títulos procedentes del extranjero, como aquella magnífica obra de Julio Verne, La Vuelta al Mundo en 80 días.

Castilla ha sido siempre tierra de conquistadores, no en vano mucho de los lugares del mundo que aparecen en la novela del autor francés, fueron pisados por primera vez por exploradores castellanos.  Esta obra cuenta ya con 150 años de historia, pero sigue estando más vigente que nunca, siendo referente de muchos otros autores, que buscan realizar creaciones en el género histórico y de aventuras.

Viendo un clásico de esta magnitud con el prisma de los días actuales, se puede observar lo que ha cambiado la sociedad y el mundo en más de un siglo. Los medios de transporte no se han quedado atrás en esos avances, y, sino que se lo digan a los lugareños de Castilla, que en la antigüedad sus antepasados veían como una auténtica quimera lo de volar, o poder hacer grandes desplazamientos por vía terrestre o marítima.

Una reciente guía del casino online Betway pone de manifiesto las diferentes posibilidades que tienen los usuarios actuales para seguir los hipotéticos pasos de Phileas Fogg, y como Castilla tiene especial importancia en todo ello, por los antecedentes que demostraron en esta zona del planeta.

Las travesías en barco, era una constante de personas que querían descubrir y conquistar nuevos territorios hace varios siglos. Este hecho se puede extrapolar a la nueva propuesta de viaje alrededor del planeta y conformar los 72 días estimados en los que habrá que surcar mares y océanos para imitar la hazaña que recoge Julio Verne en su novela.

La historia de Castilla siempre ha sido un referente, en cuanto a exploración y conquistas se refiere. ¿Es materializable rememorar aquellos viajes antológicos de nuestros antepasados? De momento, la Vuelta al Mundo de Julio Verne ya es una realidad en nuestros días.