Estamos convencidos de que la historia y el patrimonio merecen ser experimentados y vividos en su entorno natural. Una fotografía o un vídeo nunca sustituirá la sensación de visitar un lugar donde aconteció algún hecho histórico relevante ni nos hará viajar en el tiempo para tratar de experimentar la vida en e se reducido eremitorio altomedieval.

El verano es una ocasión perfecta para viajar por estas tierras del antiguo condado de Castilla y también del resto de la comunidad autónoma de Castilla y León.

Y, en tiempos en los que nos gusta evitar aglomeraciones, los campings de Castilla y León son la base perfecta para disfrutar del turismo en esta comunidad. Enclavados en la naturaleza, con los mejores servicios, garantizan la seguridad y el confort a todos los turistas que quieran conocer las provincias de Valladolid, Palencia, Soria, Salamanca, Ávila, Segovia, Burgos, León o Zamora.

Una de las opciones más útiles para buscar y comparar campings en nuestra tierra es el sitio web de ASECAL, la Asociación de Empresarios de Campings de Castilla y León. Los cerca de treinta campings asociados se encuentran en algunos de los entornos naturales más espectaculares y mejor conservados de la región como la Sierra de Francia en Salamanca, el Cañón de Río Lobos en Soria y las Fuentes Carrionas en Palencia. Lugares donde disfrutar del senderismo, la bicicleta de montaña, y además poder deleitarse de una variada rica y abundante gastronomía además de un variado patrimonio histórico.

Además, el sitio web cuenta con una interesante sección dedicada a itinerarios turísticos de largo recorrido que podemos seguir mientras nos alojamos en distintos camping. Entre ellos se encuentran, además del conocido Camino de Santiago en su recorrido francés, el Camino de Santiago es su recorrido desde Madrid, que enlaza con el francés en Sahagún (León); el camino de las Huellas de Santa Teresa que une Ávila con Alba de Tormes; la Ruta del Duero, que recorre la comunidad de este a oeste, desde su nacimiento en el Pico Urbión, en la Sierra de la Demanda soriana, hasta la frontera portuguesa; la Ruta de los Místicos, que recorre las provincias de Valladolid, Ávila, Salamanca y Segovia siguiendo los pasos de San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús; o el Camino de la lengua, que recorre Santo Domingo de Silos, Valladolid, Salamanca y Ávila, lugares donde germinó uno de los idiomas más importantes del mundo.

No podía faltar tampoco la Vía de la Plata, la antigua ruta comercial que unía el Golfo de Cádiz con la costa del mar Cantábrico y que recorre las provincias de Salamanca, Zamora y León. También podemos seguir los pasos del emperador Carlos V en su camino desde Laredo (Cantabria) a su retiro en el monasterio de Yuste (Cáceres) que recorrió las tierras castellanas y leonesas en 1556.

Para los más interesados en la época medieval, ineludible seguir el Camino del Cid, que une Burgos con las provincias valencianas y que recorre lugares mágicos y llenos de historia por las provincias de Burgos y Soria. O la Ruta de Isabel la Católica, quien nació en madrigal de las Altas Torres y falleció en Medina del Campo.