El la localidad de Quecedo, dentro del valle de Valdivielso, existe una curiosa formación rocosa llamada Los Cárcabos, en la Sierra de la Tesla. Es una garganta quebrada y muy estrecha por la que se accede a esta necrópolis. Está formada por una hilera de 16 nichos rectangulares excavados en una pared caliza. Son las llamadas Cuevas de los Moros.

En la base de este paredón central que llaman “Socastillo” se pueden apreciar restos de construcciones del supuesto poblado (que según Madoz se trataría nada menos que de la Ciudad de “Iberia”).

No existe una cuerdo entre los investigadores acerca de su naturaleza. Puede que se tratara de una necrópolis altomedieval; un almacén; o ben los restos de un poblado, parte de cuyas edificaciones estarían sujetas al paredón gracias a las oquedades.