Historia de Navarra I. Antigua y alta edad media Book Cover Historia de Navarra I. Antigua y alta edad media
L.J. Fortún Pérez De Ciriza, Carmen Jusue Simonena
Historia
Gobierno De Navarra
1994-03-03
Tapa blanda
158

Explicar la formación de la personalidad histórica de Navarra. Este es el objetivo que han pretendido los autores al afrontar la elaboración del presente libro. El afán de claridad ha impuesto cinco capítulos, que trazan los precedentes y las primeras etapas históricas de lo que hoy llamamos Navarra.

La larga noche prehistórica impuso una lenta evolución de técnicas y culturas, común al entorno hispánico y europeo. Tras sucesivos y diferentes aportes étnicos, lingüísticos y culturales, en la etapa protohistórica cuajó una estructura tribal, la de los vascones, cuya organización y funcionamiento son sin embargo bastante desconocidos.

Seis siglos de presencia romana modificaron sensiblemente el panorama. Obras públicas y ciudades fueron los inicios de una profunda transformación social dando lugar a una sociedad jerarquizada. Sus minorías rectoras afrontaron con éxito el derrumbe romano y el advenimiento visigodo, que coincidieron con la expansión del cristianismo, llamado a ser un elemento esencial en la trayectoria histórica de Navarra. Dificultades económico-sociales turbaron las relaciones con la monarquía visigoda.

La presencia musulmana rompió el proceso evolutivo y planteó una nueva organización del poder en España. El diseño de un poder político autónomo de ámbito regional fue una posibilidad que se abrió camino lentamente. Se necesitaron dos siglos para que una sociedad, definida por sus moldes señoriales y sus señas de identidad cristianas, alumbrara el reino de Pamplona a principios del siglo X. Al igual que en el resto de Europa, profundas transformaciones sociales y económicas marcaron una nueva etapa histórica, en la que además el reino de Pamplona se planteó su propia supervivencia en el contexto de los reinos cristianos españoles. Una trabada estructura social permitió mantener la identidad política y darle una nueva formulación: reino de Navarra, asentada en un ámbito espacial propio, consolidado definitivamente a principios del siglo XIII.