Ubierna es una localidad perteneciente a la Merindad de Río Ubierna, en la provincia de Burgos.

Ubierna
Ubierna

Los orígenes de la población de Ubierna se pueden rastrear en varios yacimientos que la rodean en los altos que la circundan. En el cercano desfiladero del río Rucios, en varias cuevas, se han hallado restos desde el Paleolítico hasta la Edad del Bronce, incluyendo restos humanos, cerámica del neolítico y campaniforme. También hay un dolmen en la Cuesta del Cuerno y otros dos (dólmenes de Prado I y II) en el cercano pueblo de San Martín de Ubierna.

El más importante de los castros de Ubierna es el de La Polera poblado desde la primera Edad del Hierro, hace unos 2500 años, por los turmogos, y hasta avanzada la Edad Media.

El recinto llegó a ocupar de 20 a 25 ha. Todavía se aprecian restos de las murallas y fosos que defendían los lados occidental y oriental del recinto mientras que el resto era protegido por los farallones rocosos sobre los que se asienta.

Vista desde Ubierna del alto donde se encuentra el castro de La Polera
Vista desde Ubierna del alto donde se encuentra el castro de La Polera
Restos del castro de La Polera (Ubierna)
Restos del castro de La Polera (Ubierna)

Cerca de este castro pervive una sorprendente necrópolis de la primera Edad del Hierro con más de un centenar de enterramientos tumulares de los que se hna excavado algo más de setenta. En estos túmulos se depositaba una urna con los restos incinerados del muerto. Luego se rodeaba con un círculo de piedras y se ponía una piedra enhiesta en el centro para señalar el recinto.

Túmulo Necrópolis de La Polera (Ubierna)
Túmulo Necrópolis de La Polera (Ubierna)

Túmulo Necrópolis de La Polera (Ubierna)
Túmulo Necrópolis de La Polera (Ubierna)

Entre los ajuares funerarios hallados se ha recuperado, aparte de cerámica, restos de cuchillos, umbos de escudo, puntas de lanza, fíbulas y placas de cinturón

Es posible que este castro sea la ciudad de Brauon o Bravum que Ptolomeo asigna a los turmogos.

Además de este yacimiento protohistórico, del Bronce Final y I Edad del Hierro, en el término de Ubierna hay otros yacimientos como la necrópolis de Los Pilones.

Ubierna en la Alta Edad Media

Prácticamente nada se sabe de la localidad de Ubierna tras la caída del Imperio Romano.

No será hasta el siglo IX cuando por primera vez aparezca el nombre de Ubierna. En el año 884 el conde Diego Rodríguez, llamado Porcelos, fundará simultáneamente las ciudades de Ubierna y Burgos.

De este modo se conseguía el avance castellano hasta la ribera del río Arlanzón. Ubierna aparecerá a partir de ese momento en numerosos documentos. La primera vez en dos cartas procedentes de San Pedro de Cardeña fechadas el 1 febrero 909 y 23 julio 909 respectivamente, y donde se menciona como Obirna.

Ubierna se convertirá en cabeza de un alfoz y su fortaleza mantendrá su importancia, aún más cuando tras la muerte del conde García Sánchez y la anexión de parte del condado por parte del reino de Pamplona, Ubierna se convierta en una plaza fronteriza del reino pamplonés frente al reino de León.

Posteriormente será la cabecera de la merindad de Ubierna.

Ubierna
Ubierna

Ubierna entre los reinos de Pamplona y León (1035-1055)

Efectivamente, tras la muerte de Sancho III de Pamplona (1035), Ubierna se incorpora al reino de Pamplona junto con otras fortalezas cercanas como La Piedra y Úrbel del Castillo. A pocos kilómetros está Burgos, ya dentro del reino de León.

Fernando I se enfrentará en numerosas ocasiones a su hermano García III de Pamplona para conseguir dominar sobre la totalidad del condado de Castilla y, a buen seguro, Ubierna fue un lugar de conflicto. En sus cercanías Diego Laínez, el padre de El Cid, tenía sus posesiones y tanto él como su hijo participaron en algunas de las escaramuzas que acontecieron en la zona.

Tras la derrota pamplonesa de Atapuerca (1054), fue precisamente Diego Laínez quien el 1055 tomó posesión de los castillos de Ubierna, Úrbel y La Piedra. Estos dominios fueron luego heredados por El Cid y en su carta de arras con Jimena donó algunos terrenos que poseía en Ubierna (1074). Sin embargo, en el 1081 el rey Alfonso VI le despojó de los dominios de Ubierna. En 1083 el propio Alfonso VI designa a la condesa Sancha como gobernadora en Ubierna bajo mandato regio.

De esta época altomedieval únicamente dos restos han patrimoniales han llegado hasta nuestros días. El primero es la Ermita de Montesclaros, que probablemente era la iglesia de la antigua población de Santa María de Montes Claros, hoy desparecido, parte de cuya estructura es del siglo X.

Nave de la ermita de Montesclaros de Ubierna
Nave de la ermita de Montesclaros de Ubierna

El segundo elemento es el castillo de Ubierna.

El castillo de Ubierna

El castillo se encuentra separado del pueblo en el sitio llamado El Castro. Se alza sobre una colina defendida al suroeste por las rocas cortadas a pico.

Castillo de Ubierna
Castillo de Ubierna
Castillo de Ubierna
Castillo de Ubierna
Castillo de Ubierna
Castillo de Ubierna

Tiene forma alargada, irregular por adaptarse a las líneas del cerro. Es de grandes dimensiones: unos 47 metros por 13 de anchura media. Los muros miden 1,55 metros de grosor.

En el frente sur quedan algunos restos que pertenecieron a un elemento defensivo (prolongación del castillo) de dimensiones parecidas a éste, pero más irregular. Alrededor del cerro pueden apreciarse diferentes trabajos hechos en el terreno.

Puerta acceso al castillo de Ubierna
Puerta acceso al castillo de Ubierna

Es muy poco lo que se mantiene en pie, sólo escasos trozos de lienzo, todos de mampostería con relleno de piedra y canto rodado mezclado con cal.

Escaleras talladas en el interior del castillo de Ubierna
Escaleras talladas en el interior del castillo de Ubierna
Acceso norte al castillo de Ubierna
Acceso norte al castillo de Ubierna
Muro en el acceso norte al castillo de Ubierna
Muro en el acceso norte al castillo de Ubierna

El castillo ya se encontraba en ruinas en el siglo XVIII y ha ido desapareciendo progresivamente.

Castillo de Ubierna en 1925. Eustasio Villanueva, Archivo Villanueva, Fototeca del Instituto del Patrimonio Cultural de España, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte
Castillo de Ubierna en 1925. Eustasio Villanueva, Archivo Villanueva, Fototeca del Instituto del Patrimonio Cultural de España, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte