Uno de los 33 o 34 hijos varones de Muhammad I.

Al igual que otros de sus hermanos como ‘Abd al-Rahmán y al-Mundir, dirigió varias expediciones militares.

En el 867 dirigió una campaña militar contra los condados de Álava y Castilla. Según cuenta Ibn Idari:

En el año 253 salió al-Hakam, hijo del emir Muhammad, de incursión contra Yarniq, y paseó por la tierra de los enemigos y acampó sobre el castillo de Yarniq, y lo sitió hasta que lo entró por fuerza de armas.

El cronista Ibn al-Athir nos proporciona una información similar:

En el 253, el ejército musulmán salió de al-Andalus y avanzó por el país de los infieles, donde conquistó las fortalezas de Yarniq y puso sitio a Futab, cuyas murallas cayeron en sus manos en su mayor parte.

Por último en al-Muqtabis II se cita además quien era el caíd de la expedición, Jalid ben Jalid, acompañando a al-Hakam.

No existe consenso sobre a qué localidad se refiere el topónimo Yarniq o Yerniq. Al comienzo se identificó con Guernica, un despoblado situado al norte y próximo a Vitoria; posteriormente, Claudio Sánchez Albornoz consideró que podían ser Guereñu o Erenchun, considerando la necesidad de localizar un puerto de entrada a la llanada alavesa.

Dos años después, en el 869, al-Hakam fue el encargado de sofocar una rebelión supuestamente Soria (aunque otros suponen que es en Zorita, Guadalajara). La ciudad de Suriya había sido capturada por Sulayman ben Abdús. al-Hakam, acompañado por el caíd Jalid ben ‘Abd Allah, sitió la ciudad que fue bombardeada con catapultas. Lograron derribar las murallas de la ciudad y acabaron sometiendo la rebelión.

Nada más ha llegado a nosotros de este príncipe andalusí.