[¿?, c. 1076] Conde de Vizcaya (c. 1043 – 1076)

Íñigo López es uno de los principales magnates del reino de Pamplona y Nájera durante el segundo tercio del siglo XI y de él arranca la estirpe histórica de los señores de Vizcaya. Si a alguien le interesa la parte legendaria, recomiendo estos artículos: Orígenes legendarios del señorío de Vizcaya y Orígenes legendarios del Señorío de Vizcaya (II): de Manso López a Sancho López.

Gobernó el condado vizcaíno hasta su muerte y también es citado como tenente en Álava en 1030 y en Durango (Vizcaya) en 1051.

Probablemente de origen navarro. Su filiación ha sido objeto de diversas hipótesis. La más difundida es la de que era hijo de Lope Velázquez, señor, junto con su hermano Galindo, de Ayala, Mena, Colindres, Baracaldo, Uharte y Somorrostro,​ y quien suscribe varias escrituras del rey García Sánchez III de Pamplona, la primera de ellas la carta de arras otorgada por el rey a su mujer Estefanía en 1040, donde aparece testificando como sennior Lope Velascoz de Colindres junto a su hermano sennior Galindo Velazcoz en Mena, este último también testificando en 1051 como dominator Lanteno.1

Esta suposición se basa en la aparición en un documento de 1042 procedente de Leire donde confirman los dos hermanos Velázquez y el supuesto hijo del primero “…Senior Lope Bellakiz et senior Galindo Bellakiz et senior Enneco Lopiz, confirmans…2

Conde de Vizcaya bajo García III de Pamplona (c. 1043-1054)

García III le concedió el cargo cortesano de maestresala en 1042, entrando a formar parte del palatium regis. La primera aparición fidedigna de Íñigo López como señor de Vizcaya la tenemos en un documento del monasterio de Leire del 13 de agosto del año 1043 donde es nombrado como Senior Eneco Lopiz de Bizcaia.3

En todas sus primeras apariciones documentales, entre 1043 y 1076, figura como conde o señor de Vizcaya. El título que suele recibir es el de “comite” existiendo otras variantes como “dominator” o “senior”, y en una ocasión “dux in illa plitria”.

Íñigo López mantiene un doble papel: el de tenente, por poseer las honores concedidas por el rey (Nájera, donde además contaba con posesiones propias), y el de señor con patrimonios heredados y de cierta importancia en Vizcaya.

En Vizcaya, Íñigo López asumió las líneas políticas de la monarquía pamplonesa frente a las pretensiones territoriales de Castilla. No olvidemos que estos territorios junto a Álava, parte del oriente de la actual Cantabria y del norte y este de la actual provincia de Burgos pertenecían al condado de Castilla apenas 20 años antes y habían sido anexionadas al reino de Pamplona a la muerte de Sancho III (1035).

Siguiendo la estrategia de los propios reyes pamploneses consistente en ampliar la red de intereses entre los grandes propietarios de todos los territorios para, de este modo, vincularlos en la defensa de su integridad territorial, donó propiedades en Vizcaya al monasterio riojano de San Millán de la Cogolla, en 1051 y 1070; y el castillo y la iglesia de Gaztelugache, en territorio de Baquio, y algunas heredades en Bermeo al monasterio oscense de San Juan de la Peña, en 1053 .

San Juan de Gaztelugache
San Juan de Gaztelugache

Su fidelidad a los reyes de Pamplona le llevó incluso a apoyar iniciativas regias que supusieron una merma de sus propias rentas como consentir el privilegio de inmunidad otorgado a las iglesias de Vizcaya por García III en 1051 y la donación del monasterio de San Martín de Iurreta a San Millán de la Cogolla por parte de Sancho IV en 1072.

En 1051 su intitulación se desglosa en los espacios de Vizcaya y Durango, seguramente para señalar su preeminencia sobre su subordinado: el conde Munio López de Durango.

Pero la monarquía pamplonesa entró en crisis y sufrió la presión de Fernando I, cuyo objetivo era recuperar los territorios perdidos en 1035. Además los reyes se encontraron con la oposición de unos nobles que aspiraban a patrimonializar las facultades jurisdiccionales delegadas. Ya en 1054 la defección de varios de sus magnates provocó la derrota y muerte de García III en Atapuerca frente a Fernando I, perdiendo el reino pamplonés los territorios de la Castella Vetula.

Conde de Vizcaya bajo Sancho IV de Pamplona (1054-1076)

Íñigo López continuó con sus honores con el sucesor de García III. El rey Sancho Garcés IV de Pamplona, para premiar y estimular su fidelidad, le encomendó en 1063 la importante tenencia riojana de Nájera, que antes había pertenecido a su suegro Fortunio Sánchez, la cual ejerció hasta 1075.

La crisis ya mencionada del poder pamplonés en la zona se agudizó tras el asesinato de Sancho Garcés IV en 1076 en Peñalén. Entonces, Alfonso VI de Castilla y León, con el apoyo de varios magnates pamploneses, incorporó a su reino los territorios de Vizcaya, Álava, La Rioja y parte de Guipúzcoa.

Conde de Vizcaya bajo Alfonso VI de Castilla y León (1076)

Íñigo López perderá la tenencia de Nájera en favor del conde García Ordóñez, pero parece que aceptó de buen grado al nuevo rey. Al menos no ha llegado a nosotros noticia alguna sobre algún intento de rebelión o de oposición. Más bien al contrario pues todo a punta a que su familia, de forma destacada su hijo Lope, favoreció la intervención castellana en el occidente del reino pamplonés.

Precisamente, la última vez que Íñigo López aparece en la documentación fue en 1076 cuando dona al monasterio de San Millán de la Cogolla, por su alma y la de su mujer, la villa de Camprovín que había comprado al rey Sancho. IV En este documento, se refiere a sí mismo como senior Enneco Lopez, gratia Dei tocius Vizcahie comes. y en el se acepta como rey a Alfonso VI: “regnante rege Adefonso in omni Ispania”.4

Es probable que ese mismo año falleciera. Le sucederá su hijo Lope Iñíguez, quien ya había sido tenente de Sancho IV en Alberite (1074), manteniendo en sus manos Álava, Vizcaya y Guipúzcoa.

Apariciones documentales

  • Cartulario de San Martín de Albelda: nº 41 (1061, senior Enneco Lopiz), nº 51 (1068), nº 53 (1068), nº 57 (1068).5
  • Cartulario del monasterio de Leire: nº 33 (1043), nº 41 (1047), nº 42 (1047), nº 65 (1062), nº 75 (1065, Senior Eneco Lopiz de Nagera), nº 91 (1071, Comite Enneco Lopeç, dominator in Naiela), nº 94 (1072), nº 95 (1072), nº 99 (1075).6
  • Documentación medieval de La Rioja: nº 10 (1051)7
  • Cartulario del monasterio de San Juan de la Peña: nº 197 (1053)8
  • Cartulario de San Millán de la Cogolla: 30 enero 1051 (Senior Enneco Lopez…comiti…cum uxore mea domna Tota), [1 febrero 1052], 1058, [1058], 15 diciembre 1070, 1070, 27 mayo 1071, 12 diciembre 1071, 22 febrero 1072, 26 agosto 1072 (Ennecus comes et coniux mea Tota), 2 diciembre 1074, 5 febrero 1075, 1075, 1076 (Sennior Enneco Lopez…tocius Vizcahie comes).
  • Cartulario del monasterio de Irache: nº 47 (1070), nº 48 (1071), nº 53 (1073), nº 54 (1073).9
  • Nájera: 26 diciembre 1046 (Senior Enneco Lopiz de Bizcaya)
  • Cartulario de Valvanera: nº 35 (1066), nº 38 (1067), nº 45 (1068), nº 46 (1068), nº 47 (1068), nº 49 (1069), nº 54 (1070), nº 55 (1070), nº 58 (1071), nº 60 (1072), nº 61 (1072), nº 65 (1073), nº 66 (1073), nº 70 (1074), nº 71 (1075).10

Matrimonio y descendencia

En enero de 1051, Íñigo López ya está casado con Toda Fortúnez (Ortiz) quien pudo ser hija de Fortún Sánchez «Bono Patre» y su esposa Toda Garcés, hija de García Ramírez, hijo a su vez de Ramiro Garcés de Viguera; aunque también, según Ubieto Arteta, su padre pudo ser Fortún Ochoa ya que, según este historiador, Fortún Sánchez y Toda Garcés no dejaron descendencia.

En 1053, aparece ya casado con Toda Ortiz, hija del ayo regio Fortunio Sánchez, de quien enviudó antes de 1076

Los hijos documentados de Íñigo y Toda fueron:

  • Lope Íñiguez,​ quien sucedió a su padre como señor de Vizcaya en 1076.
  • Sancho Íñiguez.
  • Mencía Íñiguez.
  • García Íñiguez.
  • Galindo Íñiguez.
  • Fortún Íñíguez.​

  1. Josef Moret:  Annales del Reyno de Navarra, Pamplona, 1766, Inv, 212, nota 3
  2. Martín Duque, Ángel J.: Documentación medieval de Leire (siglos IX a XII), Institución príncipe de Viana, Diputación Foral de Navarra, 1985 32, p. 62.
  3. Martín Duque, Ángel J.: Documentación medieval de Leire (siglos IX a XII), Institución príncipe de Viana, Diputación Foral de Navarra, 1985, 33 y 41, pp. 64 y 73.
  4. Becerro Gótico de San Millán de la Cogolla, 63
  5. Ubieto Arteta, Antonio: Cartulario de Albelda, 1ª ed. Zaragoza: Anubar Ediciones, Textos Medievales 1, 1981
  6. Martín Duque, Ángel J.: Documentación medieval de Leire (siglos IX a XII), Institución príncipe de Viana, Diputación Foral de Navarra, 1985.
  7. Rodríguez de Lama, Ildefonso: Colección diplomática medieval de la Rioja. Documentos (923-1168), II, 1ª ed. Logroño. Instituto de Estudios Riojanos.
  8. Ubieto Arteta, Antonio: Cartulario de San Juan de la Peña I y II.1ª ed. Valencia: Textos Medievales 6. Anubar Ediciones, 1962
  9. Lacarra, José María: Colección diplomática de Irache, I, (958-1222), 1ª ed. Zaragoza: Instituto de Estudios Pirenaicos, 1965
  10. García Turza, Francisco: Documentación Medieval del Monasterio de Valvanera (siglos XI a XIII), 1ª ed. Zaragoza: Textos Medievales 71. Anubar Ediciones, 1985.

Bibliografía

  • Balparda de las Herrerías, Gregorio (1933-34). Historia crítica de Vizcaya y sus fueros. T. II, Libro 3, El primer fuero de Vizcaya, el de los señores. Imprenta Mayli
  • Pescador Medrano, Aitor: Tenentes y tenencias del Reino de Pamplona en Álava, Vizcaya,Guipúzcoa, La Rioja y Castilla (1004-1076), Vasconia. 29, 1999, 107-144