Etiqueta "batalla"

883 – 4ª Batalla de Pancorbo

Tras el fracaso de la tentativa del año anterior, en el año 883, al-Mundir trata de ocupar de nuevo Pancorbo. Tras una expedición omeya contra los Banu Qasí, el príncipe al-Mundir y el general Hashim ben ‘Abd al-Aziz vuelven a intentar tomar el castillo de Cellorigo, defendido por Vela Jiménez, con un resultado idéntico que el año anterior. A continuación repitieron el itinerario pasando por Pancorbo (defendido por Diego Rodríguez)

882 – 3ª Batalla de Pancorbo

Tras intentar conquistar la fortaleza de Cellorigo, el ejército omeya se dirigieron a Pancorbo, castillo defendido por el conde castellano Diego Rodríguez, que, tras tres días de asedio, tampoco pudo ser tomado. Prosiguieron entonces hasta llegar a Castrojeriz, que estaba siendo fortificada por el conde Munio Núñez, pero que éste dejó desierta. Al año siguiente hubo otro intento de conquistar Cellorigo. Esta batalla es narrada por la Crónica Albeldense XV.13:

974 – Batalla del Llano de Alboreca

Enfrentamiento entre las tropas castellanas del conde García Fernández y las tropas califales de la zona fronteriza de Deza, gobernada por los Banu Timlit, ocurrida el 2 de septiembre del 974 y con final incierto. Supone el fin de la tregua firmada entre el conde castellano y el califa al-Hakam II. Así narra Ibn Hayyan en su Al-Muqtabis el acontecimiento: «El sábado día 21 de du-l-hiyya (12 de septiembre del

X.13 Tercer día de combate. El ejército castellano en apuros – Poema de Fernán González

Estrofas 527 a 535 del Poema de Fernán González   527 Otro dia mañana, fueron se levantar, vestieron se las armas por al canpo tornar, començaron a Dios de coraçon rogar que y contra los moros los fuesse ayudar. La mañana siguiente se fueron a levantar, se equiparon las armas para al campo retornar, empezaron a Dios de corazón rogar que allí contra los moros los fuese a ayudar. 528

X.1 Oración del conde en San Pedro de Arlanza – Poema de Fernán González

Estrofas 392 a 404 del Poema de Fernán González   392 Eran ya en Fazinas essa gente maldita, todos los castellanos eran en Piedrafita; el conde —la su alma de pena sea quita— fue se pora San Pedro a essa su ermita. Estaban ya en Hacinas esas gentes malditas, todos los castellanos están en Piedrahíta; el conde —que su alma de penas esté limpia— se fue hacia San Pedro, a

IX.9 Batalla en el Valle del Ebro – Poema de Fernán González

Estrofas 359 a 370 del Poema de Fernán González   359 El conde don Fernando con toda su mesnada llegaron a un agua muy fuerte e muy irada, Ebro l’ dixeron sienpre, assi es oy llamada, vieron se en grand rebate que fuesse y su posada. El conde don Fernando con toda su mesnada llegó a un río caudaloso y embravecido, Ebro le llamaron siempre, así hoy es llamado, viéronse

IX.4 Batalla de la Era Degollada – Poema de Fernán González

Estrofas 311 a 330 del Poema de Fernán González   311 Quando ovo el buen conde su razon acabada, mando contra Navarra mover la su mesnada; entro les en la tierra quanto una jornada, fallo al rey don Sancho a la Era Degollada. Cuando hubo el conde su razón acabada, mandó contra Navarra mover a su mesnada; penetró en sus tierras durante una jornada, halló al rey don Sancho en

917 – San Esteban de Gormaz

La instauración de una línea fronteriza en el río Duero en el 912 es vista como una amenaza por parte de los cordobeses y por ello enviarán varias incursiones: la primera en el 916, al parecer exitosa, seguida de otra en el verano del 917. En ésta los castellanos se defendieron valerosamente en el castillo de San Esteban de Gormaz, causando grandes bajas, aprovechando de las disensiones surgidas entre andalusíes

882 – 1ª Batalla de Cellorigo

En el año 882, las tropas omeyas al mando del príncipe al-Mundir y del general Hashim ben ‘Abd al-Aziz, tras someter la rebelión de Ismail ben Musà, invadieron Álava y atacan Cellorigo. La fortaleza de Cellorigo estaba defendida por Vela Jiménez, conde de Álava, y no pudo ser tomada por los cordobeses tras un combate en el que ambos bandos sufrieron numerosas bajas. Tras este intento, los omeyas se dirigieron