Etiqueta "mudarra"

Las fortalezas de Ruy Velázquez

La versión de la leyenda de los Siete Infantes de Lara que se cuenta en la Crónica de 1344 dice que tras la traición de Ruy Velázquez, el tío de los Siete Infantes de Lara, éste se sublevó contra el conde de Castilla García Fernández y se apoderó de todas las fortalezas que como alcaide general tenía a su cargo. La misma crónica hace un recorrido por alguna de ellas cuando narra

Segura de la Sierra: Mudarra juega al ajedrez

Cuentan acerca de la localidad jienense de Segura de la Sierra una curiosa leyenda cuyo protagonista es Mudarra González, el hijo que el padre de los siete Infantes de Lara tendrá en Córdoba con una pariente de Almanzor y quien luego vengará a sus hermanos. La historia es recogida en el Boletín de Estudios Giennenses nº 67 del año 1971 (págs. 55-60) por Genaro Navarro López, aunque su origen se encuentra

Val de Espeja: Mudarra hiere y apresa a Ruy Velázquez

En la versión de la leyenda de los Siete Infantes de Lara que nos ha transmitido la Crónica de 1344 se nos cuenta, con gran detalle, la venganza que Mudarra, el hijo que Gonzalo Gustios tuvo con una princesa cordobesa, lleva a cabo en Castilla contra el asesino de sus hermanastros. En concreto narra cómo Mudarra se encontró con Rodrigo Velázquez en la zona entre Coruña del Conde y el

El Torreón de doña Lambra en Burgos

En todas las versiones de la leyenda de los Infantes de Lara, bien sea en las crónicas, bien en los romances, el destino de doña Lambra o Alambra de la Bureba, la instigadora del asesinato de los siete infantes, es siempre el mismo: la muerte. En las versiones de las Crónicas es Mudarra, el hermanastro de los infantes, quien acaba con su vida, bien quemándola, bien lapidándola. Sin embargo, en

La tumba de Mudarra

Tal y como se cuenta en la leyenda de los Siete Infantes de Lara, Mudarra es el hijo menor de Gonzalo Gustios, engendrado durante su cautiverio en Córdoba con una mora que Almanzor puso a su disposición. Años después, Mudarra viajó a Castilla a conocer a su padre y, a continuación, comenzó a perseguir a Ruy Velasco y a doña Lambra para vengar la muerte de sus siete hermanastros.