El Ayuntamiento de Cangas de Onís y la Asociación Escritores con la Historia organizan las Jornadas Conmemorativas de los 1.300 años de la Batalla de Covadonga, que se desarrollarán los próximos días 27 y 28 de mayo en el Real Sitio de Covadonga y en la villa canguesa.

En la presentación donde se detalló el programa de los actos estuvieron la teniente alcaldesa, Marifé Gómez, la concejala de Cultura, Mónica Gutiérrez y el director de la Casa de Cultura, Antonio de Luis Solar. Las Jornadas Conmemorativas contarán con la participación de escritores como Antonio Chani Pérez Henares, Isabel San Sebastián, José Ángel Mañas y el pintor Augusto Ferrer-Dalmau.

1.300 años de la Batalla de Covadonga
1.300 años de la Batalla de Covadonga

La jornada del viernes centrará sus actos en el Real Sitio de Covadonga. Allí tendrá lugar la presentación oficial y, a continuación, a las 11 horas, la ponencia ‘Pelayo y la batalla de Covadonga’, a cargo de José Ángel Mañas. A las 12.30 horas será el turno de Isabel San Sebastián con su ponencia ‘El linaje de Pelayo: Héroes y Holgazanes’. Ya por la tarde, a las 17 horas, Antonio Pérez Henares impartirá ‘La resistencia contra el gigante musulmán’.

El sábado, el Aula del Reino de Asturias, en la capital canguesa, será el escenario de ‘Antecedentes de la batalla de Covadonga: la tradición de Guadalupe y la invasión musulmana del 711’, a las 11 horas, y a las 12.30 horas ‘Asturias, capital Cangas, hija de astures y godos’. Ambas jornadas se cerrarán con sendas mesas redondas, la del viernes 27 titulada ‘Covadonga y otras grandes batallas de la historia de España en la pintura de Augusto Ferrer-Dalmau’ y la del sábado ‘Los orígenes de una nación. Las batallas decisivas’.

La batalla de Covadonga sigue siendo hoy objeto perpetuo de controversia. Fue Claudio Sánchez Albornoz quien propuso como fecha el año 722, a partir de materiales documentales islámicos. Todo mito fundacional necesita una datación de referencia y la reconquista de España que culminó con la expulsión de los musulmanes en 1492 no podía ser menos. La mayoría de los especialistas, sin embargo, estiman inútil fijar una fecha concreta ante la fragilidad de las pruebas documentales.