Pancorbo o Pancorvo, Burgos. Localidad que guarda el lado sur del desfiladero de Pancorbo, conocido como la Puerta de Castilla.

Historia

Aunque existen yacimientos prerromanos, es en época romana cuando este lugar comienza a tener importancia, ya que por el Desfiladero de Pancorbo discurre la Vía Aquitana que unía las tierras de la Galia y de Hispania hasta Galicia. Pero en la Edad Media, Pancorbo seP convirtió en una de las fortalezas claves de la historia de Castilla, desde su incorporación al primitivo condado a finales del siglo IX.

Pancorbo fue un bastión para el condado de Castilla y sufrió numerosos ataques de las tropas musulmanas. En el año 803 las tropas pasaron por el desfiladero de Pancorbo y arrasaron la llanada alavesa. Poco después, en el 816, en el mismo desfiladero se combatió una batalla en la que tropas asturianas y pamplonesas se enfrentaron a un contingente del emirato de Córdoba con resultado incierto. Las fuentes árabes lo denominan el desfiladero del Wadi Arum (río Orón). Otro enfrentamiento tuvo lugar en el año 837: las tropas de ‘Abd al-Rahman III toman la fortaleza durante varios años.

Se desconoce con exactitud cuándo vuelve a manos del reino asturiano, en este caso ya bajo el gobierno de los condes de Castilla. En los años 882 y 883, siendo conde de Castilla Diego Rodríguez, Pancorbo sufre dos importantes ataques del príncipe al-Mundir, quien tras atacar Cellorigo y antes de dirigirse hacia Castrojeriz, pasa por la fortaleza de Pancorbo. En sendas ocasiones, las tropas cordobesas asedian la fortaleza durante tres días sin lograr tomarla. En esta época, la Crónica Albeldense especifica que Pancorbo se encuentra en los límites de Castilla: «… in extremis Castelle ueniens ad castrum cui Ponte Curbum nomem…» y cuando habla del año 883 dice «…ad terminos Castelle ad Ponte Curbo castro…»

En el año 1035, tras la muerte del rey Sancho III de Pamplona, quien dirigía el condado de Castilla, Pancorbo pasó a formar parte de del reino de Navarra. Tras la batalla de Atapuerca (1054) regresó a manos de Castilla con el rey Fernando I. Lo recuperaron en el 1068 los navarros y pasó definitivamente a formar parte de Castilla en 1076, reinando ya Alfonso VI.

Desfiladero de Pancorbo

 

Restos de arquitectura militar

De su importancia como enclave militar quedan algunos restos, aunque los mejor conservados son de época moderna y contemporánea. En el recinto urbano y sus cercanías se conservan algunos restos de la muralla. La muralla de Pancorbo arrancaría desde el Castillo de Santa Marta, hasta la margen izquierda del rio Oroncillo, cerrando en el afloramiento rocoso de San Nicolás.

El castillo de Santa Marta sería la fortaleza que desde el siglo IX defendía la frontera del incipiente condado de Castilla, luego su origen estaría al menos en los inicios del siglo IX. Está situado sobre un crestón al noroeste del núcleo urbano, consistiendo en un estrecho afloramiento rocoso de perfil irregular, de unos 150 metros de longitud, orientado hacia el Este. Fue completamente destruido durante la Primera Guerra Carlista durante un asedio de los carlistas, el 10 de agosto de 1835.

Castillo de Santa Marta

 

 El fuerte de Santa Engracia se construyó entre 1794 y 1797, en el contexto de la revolución francesa, cuando, a raíz de haberse declarado la guerra a Francia, en 1793, se temió la invasión de las tropas revolucionarias. El Estado Mayor del Ejército Español vio necesaria la defensa de los montes Obarenes, por lo que el gobierno de Carlos IV decidió construir en Pancorbo un nuevo fuerte, al que se dotó con 173 piezas de artillería, 600 caballos y 10.000 hombres.

Tras la alianza hispano-francesa de 1796, la fortaleza fue abandonada. En 1808, con la Guerra de la Independencia, Napoleón tomó posesión del fuerte de Pancorbo, poco antes de la batalla de Gamonal en Burgos. En 1813 el destacamento francés del fuerte de Santa Engracia se rindió ante la tropa española. En 1823 volvieron los franceses con el duque de Angulema y sus 100.000 hijos de San Luis y arrasaron la fortaleza de Pancorbo.

El desfiladero de Pancorbo

La importancia del desfiladero de Pancorbo como vía de tránsito entre la meseta superior y el valle del Ebro es permanente a lo largo de toda su historia, y hay que suponer que también lo fue en su prehistoria. Sin embargo los restos hallados hasta la fecha son escasos y poco representativos. No obstante, tanto en el desfiladero como en su entorno inmediato, están documentados asentamientos de época prehistórica que abarcan un amplio período comprendido entre el Calcolítico y el Hierro II.

El desfiladero es excavado por el río Oroncillo. Los romanos hicieron pasar por aquí a su calzada romana XXXIV o Ab Asturica Burdigalam que unía Astorga con Burdeos, que ha recibido el nombre de “Vía Aquitana”, cruzaba el río por el puente, hoy conocido como “de la Magdalena” y que acaba dando nombre la lugar y a la población. El Camino de Santiago, el llamado “camino francés”, cruza el desfiladero siguiendo la calzada romana.

Desfiladero de Pancorbo en el siglo XIX

 

En su trazado encontramos varios ejemplos de religiosidad popular. La ermita de Nuestra Señora del Camino o de la Virgen de la Esperanza del Camino se encuentra en la entrada norte del desfiladero y tiene especial devoción entre los transportistas. La ermita del Santo Cristo de Barrio se encuentra justo enfrente de la anterior así como el Cristo de Barrio. En ella se celebra cada 11 de Julio una interesante romería tradicional.

Ermita de la Virgen del Camino

 

Parque Natural de los Montes Obarenes

Los Montes Obarenes constituyen las últimas y más meridionales estribaciones de la Cordillera Cantábrica y se alzan como un gran murallón natural sobre las llanas tierras de La Bureba. Presentan un modélico relieve estructural de estilo jurásico y su máxima altura es, con 1.237 metros, el Pan Perdido. Limitado al norte por el río Ebro, el espacio natural comprende las sierras de Oña, La Llana, Pancorbo, Arcena y los propiamente llamados Montes Obarenes. Una serie de bellos y profundos desfiladeros son los protagonistas de su paisaje. Las hoces excavadas por el Ebro en Sobrón y en La Horadada, el angosto desfiladero tallado por el río Oca en las proximidades de Oña, y la garganta abierta por el río Purón en la sierra de Arcena son los principales.

La riqueza de especies arbóreas y arbustivas que crecen en la zona es consecuencia de su privilegiada situación a caballo entre las regiones biogeográficas atlánticas y mediterránea. En los abundantes cortados rocosos del Paisaje Protegido, en especial en la Hoz de Sobrón, tienen instalados sus nidos un gran número de aves rapaces.

Más información sobre el parque en la web Miespacionatural.es

 

Rutas de senderismo

Sendero SLC-90. Sendero de Encío
1.4 MB
122 Descargas
Detalles

Sendero GR-291. Agua y Roca: Del Ebro a los Obarenes
4.8 MB
271 Descargas
Detalles

Red de senderos del Parque Natural de los Montes Obarenes - San Zadornil en Burgos.
499.4 KB
138 Descargas
Detalles

Más información