El empeño del presidente de la junta vecinal de Quintanilla Cabe Rojas, Ismael Alonso, de poner en valor la necrópolis que fue hallada en 2004 de forma casual no cesa. El yacimiento del siglo VII lo encontró un grupo de trabajadores que realizaban labores de limpieza perimetral en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. A partir de entonces, la pequeña localidad ha trabajado duro para recuperar el cementerio medieval.

Desde el Consistorio asumieron que el descubrimiento era de interés para el pueblo por lo que años después, en 2010, aprovecharon el programa Tú eliges, tú decides, promovido por la entidad Banca Cívica, para obtener una subvención e intentar consolidar la necrópolis como un recurso turístico. Sobre las 15 tumbas se instaló una estructura metálica para preservarlas de las inclemencias meteorológicas, que pretenden retirar de inmediato porque con ella se afectó al yacimiento, a las paredes de la iglesia y se interrumpió la visión amplia y clara del mismo.

Hasta la fecha, la información obtenida del yacimiento es precaria, dado que únicamente se ha llevado a cabo su registro dentro del inventario Arqueológico (IACyL). La arqueóloga territorial Cristina Etxeberría redactó un informe en el que constataba que la necrópolis responde a un modelo de enterramiento excavado en roca generando una cabida en la que se colocaba el cuerpo del difunto y posteriormente quedaba cubierto por una piedra o laja. Asimismo, en las tumbas halladas predominan las formas antropomorfas, siendo ocasional alguna en forma de bañera. Las sepulturas se asocian tanto con individuos adultos como infantiles en función del tamaño que presentan.

Dado el interés de la pedanía por impulsar la recuperación y restauración del patrimonio medieval, «hemos diseñado una estrategia de actuación en la que pretendemos ahondar en su contextualización y abordar este tipo de área funerario dentro de un marco más amplio que responde a un poblamiento rural y a un paisaje vinculado al desarrollo de las aldeas medievales», expone el regidor.

El proyecto de estudio y puesta en valor se articula en varias fases, que «solo se podrán desarrollar con la ayuda de la Diputación», aclara Alonso. Por ello, el plan se ha presentado a la convocatoria de subvenciones para la realización de proyectos de excavación, prospección y documentación del patrimonio arqueológico y paleontológico promovido por la administración provincial.

En la primera de ellas se plantea eliminar la estructura metálica, realizar un nuevo vallado perimetral con postes de madera, limpiar y consolidar las tumbas y comprobar mediante sondeo la extensión del yacimiento. En la segunda comenzará la excavación propiamente dicha en la zona exterior del templo y se adecuará el acceso sobre los restos arqueológicos. Además, estudian colocar señales para indicar donde se ubica la necrópolis. Por último, los trabajos de exploración se ampliarán hasta el interior de la iglesia, donde pretenden habilitar un museo con réplicas de enterramientos con estelas funerarias y elaborar folletos divulgativos para su promoción.

De forma preventiva, se cubrirá la zona aledaña a la intervención para asegurar su estado de conservación. Durante las actuaciones mecánicas de extracción de la estructura «no se tocará bajo ningún concepto el medio rupestre. El proceso de excavación se realizará atendiendo al criterio de mínimo contacto abrasivo con la roca, empleando herramienta de nylon y madera», manifiesta el alcalde de la pequeña localidad.

Difusión y señalización.

La propuesta de difusión del Ayuntamiento de Quintanilla Cabe Rojas sobre la investigación arqueológica tiene como objetivo principal llegar al público no especializado, con el fin de acercar la historia y atraer la atención del turismo.

No obstante, el equipo de gobierno pretende organizar jornadas de puertas abiertas para que los interesados se acerquen a conocer los resultados obtenidos. Además, durante el periodo de excavación, los visitantes podrán contemplar la necrópolis y recibir explicaciones detalladas del desarrollo de los trabajos.

En función de los resultados obtenidos, se ampliará la señalización existente con pequeñas placas informativas que incluirán una breve información de cada punto que se acompañará con códigos QR para desarrollar los contenidos.