Portada » El origen medieval de los manga

El origen medieval de los manga

por Javier Iglesia Aparicio
0 comentario 39 visitas 3 min. de lectura
Animales compitiendo en una lucha de sumo. Dibujo del primer rollo de Chōjugiga

Seguramente todos conozcamos ya qué es el manga japonés, estamos familiarizados con su estética y su narrativa e incluso sabemos que sus libros se leen al revés que los convencionales. Incluso hay multitud de promociones como por ejemplo ofertas por black friday de manga en Casadellibro.com. Pero seguro que no es tan conocido que el término manga, que es como se denomina al tebeo en japonés, tiene orígenes en la época medieval, concretamente en la llamada era Heian (794-1185).

En japonés manga se escribe con dos ideogramas: «man» (despreocupado, casual) y «ga» (imagen o dibujo) por lo que se puede traducir de forma literal como «imágenes al vuelo» o «dibujo casual».

Los primeros grabados que muestran un atisbo de estética manga se pueden rastrear en la obra Chōjugiga (鳥獣戯画? lit. «Caricaturas de animales»). Son una serie de dibujos satíricos que representan animales y que ha sido atribuida al artista Toba Sōjō 鳥羽 僧正 (1053 – 27 de octubre de 1140), conocido también como Kakuyū (覚猷). Fue un sacerdote budista, astrónomo y dibujante que vivió toda su vida en Kioto y e Ejerció como alto dignatario de la secta Tendai. Fueron conservados en el templo budista Kōzan-ji de Kioto.

Los dibujos están datados en los siglos XI-XII. Se trata de cuatro emakis o papel de seda en rollos (algunos de los cuales pueden llegan a medir hasta 25 metros de longitud), pintados con pinceles en los cuales se muestra animales antropomorfos realizando actividades propias de personas. También muestran a sacerdotes entregados a peleas de gallos o a las apuestas, encerrando temas desde demoníacos hasta escatológicos.

Animales compitiendo en una lucha de sumo. Dibujo del primer rollo de Chōjugiga
Animales compitiendo en una lucha de sumo. Dibujo del primer rollo de Chōjugiga

En su origen los Chōjugiga se reservaban únicamente para monjes y aristócratas. No será hasta cinco siglos más tarde cuando se extendió y popularizó a todos los sectores de la sociedad.

Varios siglos después de estos dibujos, ya en el período Edo (1603-1868) se desarrolló el movimiento artístico Ukiyo-e (浮世絵, “pinturas del mundo flotante” o “estampa japonesa”). Se caracteriza por representaciones gráficas que incluían narraciones describiendo lo que en ellas se mostraba con lo que son también un antecedente de los manga.

Y precisamente uno de los artistas más destacados de este estilo artístico fue el creador del vocablo: hablamos del famoso Katsushika Hokusai (1760-1849) y su libro Hokusai Manga.

La gran ola de Kanagawa es la obra más conocida de Hokusai y la primera de su famosa serie Treinta y seis vistas del monte Fuji.
La gran ola de Kanagawa es la obra más conocida de Hokusai y la primera de su famosa serie Treinta y seis vistas del monte Fuji.
Hombres en unos baños termales en el Hokusai Manga.
Hombres en unos baños termales en el Hokusai Manga.

A partir de este momento, y gracias también al contacto con la historieta occidental, ya en la segunda mitad del siglo XIX es el momento cuando surge y se configura el manga tal y como lo conocemos hoy en día.

En la actualidad el género, además de popularidad y de buena salud, atrayendo cada vez más no solo a jóvenes sino a adultos. y se ha extendido por todo el mundo. Si estás interesado en conocer las novedades y estar al tanto de las promociones te aconsejamos visitar Casa del Libro . Además puedes aprovechar que desde el 21 de noviembre al 28 hay un 5% de descuento y gastos de envío gratis, por Black Friday y Cyber Monday.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.