La Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y león, ha realizado actuaciones por valor de 43.754 euros para la protección de cinco enclaves y yacimientos arqueológicos de la provincia de Palencia. Se trata del abrigo de la Peña Caldera en Berzosilla, el abrigo del Peñón de los Moros en Berzosilla, el eremitorio medieval de San Martín en Villarén de Valdivia, la cueva Corazón en el Cañón de la Horadada, y la ermita de la Villella en Antigüedad.

En estos yacimientos arqueológicos se han ejecutado en años anteriores diversos trabajos tanto de excavación de cara a la investigación científica de estos enclaves como de puesta en valor y protección de los mismos, trabajos estos últimos que se han ampliado con objeto de mejorar las condiciones de presentación al público.

En el abrigo de Peña Caldera (Berzosilla), se ha colocado una reja metálica formada por tubos de acero de 2 metros de altura salvo en un pequeño tramo en el que sólo se alcanzaría una altura de 1,50 metros, provista de una puerta con cerradura. Se trata de un abrigo de pequeñas dimensiones que contiene grabados rupestres, con categoría de BIC genérico. Los grabados se extienden desde la edad del Bronce, o quizás un momento anterior, hasta la época medieval. Se reconocen representaciones típicas de momentos prehistóricos, como numerosas cazoletas, así como algún antropomorfo y motivos de simbología solar. En 2017, la Dirección General de Patrimonio realizó una intervención con la colocación de un atril explicativo.

En el Peñón de los Moros (Berzosilla), se ha colocado un panel de metacrilato en el entorno del yacimiento. La función del panel es la de proteger dos figuras de cuadrúpedos grabadas en la roca de un promontorio. En la parte superior de este peñón, existe un interesante yacimiento medieval. Alberga dos figuras de cuadrúpedos, quizás un caballo y un ciervo, ejecutados mediante un piqueteado de la roca. En 2017, se colocó, al igual que en el caso anterior, un atril explicativo

En el eremitorio de San Martín de Villarén de Valdivia, se ha colocado una reja metálica en el acceso a la cueva y un vallado de madera para proteger el entorno e impedir el paso del ganado ovino y evitar posibles afecciones. Se trata de un edificio religioso, excavado en la roca, compuesto de una gran sala con un pequeño ábside y una pequeña cámara interior en la que existe una inscripción fundacional del edificio eremítico; se aprecian restos de alguna tumba antropomorfa.

En la Cueva Corazón, en Mave, se ha realizado un cerramiento del acceso a Cueva Corazón, en el Cañón de la Horadada, y se ha colocado una pasarela que permite el acceso seguro al yacimiento de los arqueólogos que trabajan en esta cueva. La pasarela metálica provista de una barandilla, supone la eliminación de ese riesgo durante los períodos de excavación. Cueva Corazón es una cavidad existente en el denominado Cañón de la Horadada, paraje excavado por el río Pisuerga en el que se abren numerosas cuevas, bastantes de las cuales presentan restos de ocupación humana desde la prehistoria.

En la ermita de Villella, se ha realizado la reparación de la cubierta existente en el yacimiento de la ermita de Villella, en Antigüedad, yacimiento adosado a un edificio religioso y en el que se exhumó la planta de una ermita prerrománica a la que se dotó de una cubierta de protección y un cerramiento metálico en los laterales oriental y occidental. Esa cubierta se ha deteriorado por lo que se ha realizado una urgente reparación de la cobertura, prolongando el cierre metálico en el lateral sur por haberse detectado intentos de entrada al yacimiento por ese lado.