Es la iglesia rupestre más monumental de Cantabria. Se encuentra en la localidad de Arroyuelos, perteneciente al municipio de Valle de Valderredible.

Esta excavada en una enorme peña de roca arenisca. El acceso se realiza por un pequeño túnel que desemboca en la planta la inferior. Ésta tiene su cabecera rematada en planta con un arco de herradura, mientras que por el otro extremo se cierra con un contra-ábside que prolonga la nave hacia el Oeste y remata en media circunferencia irregular. La nave interior está formada por dos ampliaciones de la principal, que proyectan su frente rematadas en arcos de medio punto, que descargan sobre un pilar de sección cuadrada que marcan la separación entre ambos espacios. El arco triunfal tiene un vano común a ambas plantas y rematado en arco de herradura.

Plano iglesia rupestre de Arroyuelos

Plano y alzado de iglesia rupestre de Arroyuelos

La planta superior tiene acceso desde los pies de la nave principal a través de la escalinata que alcanza el nivel de este piso, excavada entre la pared meridional de la nave principal y el exterior de la roca donde se sitúa la cavidad. Constituye, pues, una especie de tribuna elevada respecto a la nave principal. Se comunica con ésta por medio de dos arcadas, rematadas en sendos arcos de medio punto.

Iglesia rupestre de Arroyuelos

Iglesia rupestre de Arroyuelos

Arco de herradura en Arroyuelos

Arco de herradura en Arroyuelos

Con el exterior se hubo de comunicar por los vanos cegados que se sitúan sobre la puerta de entrada, actualmente se encuentra casi cegada por un muro moderno de mampostería. Tanto el pilar central que separa los espacios de la nave interior de la planta baja como las paredes tienen abundantes huecos y mechinales para encastrar vigas de soporte para mantener una estructura de madera, situada a una cota similar de la tribuna tallada en piedra. Por ello se apunta la posibilidad de que existiese un piso de madera que completase esta segunda planta sobre las dos naves del piso inferior.

En el exterior se advierten huellas de algún tipo de construcción realizada en madera, quizás un porche. Además, junto a la entrada oriental del Sur, existe una necrópolis de tumbas excavadas en la roca, antropomorfas y de bañera. La orientación de todas ellas es la cristiana de Este-Oeste, con la cabecera hacia el ocaso.