Las estelas cristianas de la cuenca del Arlanza Book Cover Las estelas cristianas de la cuenca del Arlanza
Jacinto Campillo Cueva
Cultura medieval
Rico Adrados, S.L.
21 de diciembre de 2015
332

El profesor Jacinto Campillo, que ha investigado durante dos años este patrimonio rural, contabiliza más de 330 monumentos funerarios cuya conservación corre serio peligro.  Pocas veces se ha publicado en formato libro y para un público no especializado una obra de contenidos tan específicos. Sin embargo, la estrecha relación de las estelas con los pueblos de la ribera del Arlanza, «bien lo merece», explica el autor Jacinto Campillo, quien reconoce que en Burgos hay documentación sobre estelas pero tampoco demasiada. «A mí me trataban como a un loco porque según la gente esto no interesa pero a mí me gusta y sin estos trabajos es un patrimonio que se va a perder», explica Campillo. Muchas de estas estelas están fragmentadas y la mayoría se encuentran en mal estado, por lo que se hacen necesarios estudios que dejen constancia de este patrimonio.

En este libro, Las estelas cristianas de la cuenca del Arlanza, se transmiten los resultados del estudio realizado sobre estos monumentos conmemorativos, funerarios, cristianos y pertenecientes a la Edad Media que se encuentran en la zona de la ribera del Arlanza. Desde el verano de 2013, aprovechando sus vacaciones, Campillo recorrió pueblos de esta zona para localizar las estelas. Han sido dos años de labor de campo, consulta de bibliotecas, llamadas a conocidos y colaboración de numerosas personas, entre ellas, vecinos, curas y alcaldes de los pueblos. «La gente, cuando llegábamos y preguntábamos, se involucraba mucho y nos ayudaban», recuerda agradecido este profesor de Geografía e Historia. En el libro aparecen 64 pueblos, destacan Palacios de la Sierra, Villamayor de los Montes y Tolbaños de Abajo, con más de 20 ejemplares de estelas en cada uno. Otros como Santo Domingo de Silos, Quintanilla del Coco, Barbadillo del Pez y Hortigüela superan las 10.

El autor destaca el gran número de estelas funerarias, más de 330, la mayoría de ellas inéditas, pero también la importancia de estas en la cronología medieval frente a lo que ocurre en provincias limítrofes, cuya datación suele ser más moderna. «Las estelas funerarias cristianas son muestras artísticas de rango menor y poco valoradas por los estudiosos quienes han mostrado preferencia por las de época romana», explica el autor. Esta postergación ha relegado a estas estelas a un segundo término y, por ello, las ha expuesto al robo y al paso del tiempo, al encontrarse, sobre todo en el medio rural, ubicadas en montes y campos.

Las estelas más antiguas están deterioradas, consecuencia de sus días a la intemperie. Ahora algunas se conservan en museos, centros de interpretación, iglesias o ermitas, incluso hay quien tiene alguna en sus casas. Para el autor, lo mejor para colaborar en la conservación de las mismas sería que los Ayuntamientos que conozcan que en sus terrenos hay alguna estela, la recojan y conserven. «Una estela datada en 1986 en Barbadillo del Mercado a día de hoy ha desaparecido», cuenta el autor para explicar lo que ocurre con ellas. En el libro aparece una foto pero es lo único que queda de esa estela. «Existe el caso de gente que guarda las estelas en sus casas y no las enseña por miedo a que Patrimonio las reclame», añade.
Lo más llamativo del libro son las más de 700 imágenes que muestra, entre fotografías y otros dibujos. La mayoría de las fotos han sido tomadas por el autor en su trabajo de campo y son el mejor ejemplo para entender la situación actual de una gran parte de nuestro patrimonio.