No existe una fecha conocida para la fundación de Aranda de Duero. Si bien es el año 912 el momento en que los movimientos de repoblación alcanzan el río Duero burgalés, las primeras menciones sobre Aranda son bastantes posteriores, del concilio de Husillos (1088). La zona donde, actualmente, se ubica la iglesia de San Juan siempre se ha considerado como el origen de la villa. Se trata de la parte más alta de la ciudad y en ella, se supone, que se encontraba la fortificación primigenia.

Actualmente, un equipo de cuatro arqueólogos está excavando, desde hace dos meses, una zona de unos 40 metros cuadrados en las inmediaciones de dicha iglesia. Ya han encontrado restos humanos, en varios estratos, datados entre los siglos XI y XVIII. La excavación es impulsada por la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León. Esperemos que sus esfuerzos se vean recompensados y que los orígenes de Aranda se vayan aclarando.

Fuente: Diario de Burgos.