Pueblo burgalés situado en el Camino de Santiago.

El casco antiguo de Castrojeriz, situado en la parte media-baja de la falda del Cerro del Castillo conforma uno de los trazados urbanos más largos por los que discurre del Camino de Santiago con casi un kilómetro de longitud.

Debido a su importancia, en él se situaban monumentales iglesias, tres conventos, hospitales (llegó a tener hasta siete), hospederías, mesones e importantes comercios en los que se expendían abundantes viandas traídas de ultramar.

Orígenes de Castrojeriz

En el Cerro del Castillo se han encontrado evidencias arqueológicas al menos desde la Edad del Bronce, perteneciente a la cultura de Cogotas I.

Ya en la Edad del Hierro, en el Cerro del castillo existe una población fortificada que se ha identificado con Autraka, que para Ptolomeo era una ciudad vaccea pero para Plinio era un asentamiento turmódigo o turmogo.

Tras las guerras celtibéricas la zona queda bajo dominio romano y en esa época se construyó una fortificación romana que probablemente servía como parte del sistema defensivo que rodeaba al campamento militar de Segisamo, con gran importancia durante las guerras cántabras.

De esta época existen varios vestigios cercanos como las villas romanas de Huerto Quintero, Finca del Tercio y La Atilia. Castrojeriz era un cruce de calzadas secundarias: una que unía Segisamo (Sasamón) con Septimancas (Simancas); otra que enlazaba con la importante Via Aquitana en la zona de Itero del Castillo; y una calzada que conectaba con Clunia.

Castrojeriz en la Alta Edad Media

Es posible que el nombre actual derive del nombre visigodo de la localidad: Castrum Sigerici.

Tras la conquista musulmana, su rastro se pierde hasta que en el 882 es repoblada por Munio Núñez, siendo Diego Rodríguez conde de Castilla.

Ese mismo año Munio ha de abandonarla ante una acometida cordobesa ordenada por el emir Muhammad I y que previamente había pasado por Cellorigo y Pancorbo.

“También Munio, hijo de Nuño, ante la llegada de los sarracenos abandonó desierto Castrojeriz, porque todavía no estaba fuertemente guarnecido”


Crónica Albeldense

Los cordobeses repitieron la expedición al año siguiente aunque en esta ocasión Castrojeriz ya estaba lo suficientemente reforzado como para soportar el ataque.

“Después encontró el castillo de Sigerico [Castrojeriz] fortificado, pero nada se hizo contra él”.


Crónica Albeldense

Castrojeriz se convirtió en el punto central de los dominios gobernados por Munio Núñez que abarcaban desde Amaya al norte, pasando por Muñó, que probablemente debe su nombre a dicho conde, y llegando por el sur hasta Roa, repoblada en el año 912. Munio Núñez ostentó el cargo de conde Castilla entre los años 899 y 912.

Castillo de Castrojeriz desde el pueblo
Castillo de Castrojeriz desde el pueblo

Castrojeriz se convirtió en cabeza de un alfoz y adquirió importancia en el siglo X. En el 974, el conde castellano García Fernández concedió un fuero a la villa que servirá de modelo para otros posteriores por los privilegios concedidos. Este hecho es conmemorado en la Plaza de los Fueros de la localidad.

Monumento al milenario del Fuero de Castrojeriz en la Plaza de los Fueros
Monumento al milenario del Fuero de Castrojeriz en la Plaza de los Fueros
Monumento al milenario del Fuero de Castrojeriz en la Plaza de los Fueros
Monumento al milenario del Fuero de Castrojeriz en la Plaza de los Fueros
Monumento al milenario del Fuero de Castrojeriz en la Plaza de los Fueros
Monumento al milenario del Fuero de Castrojeriz en la Plaza de los Fueros

Avanzada la Edad Media, Castrojeriz llegará a su momento de mayor esplendor gracias al Camino de Santiago, convirtiéndose en el paradigma de pueblo del Camino por su configuración alargada. Gracias a ello atesora una gran variedad de iglesias y palacios.

El castillo de Castrojeriz

En el lugar donde ya existía una pequeña fortificación romana, en un cerro a unos 900 metros de altitud que domina el valle del río Odra, se encuentran las ruinas consolidadas del castillo de Castrojeriz.

La fortaleza se comenzó a construir entre los siglos IX y X por la iniciativa del conde Munio Núñez. Durante toda la Edad Media sufrió numerosas remodelaciones y se convirtió en un centro de poder.

Reconstrucción del castillo de Castrojeriz en los siglos IX-X (Fuente: cartel explicativo del castillo)
Reconstrucción del castillo de Castrojeriz en los siglos IX-X (Fuente: cartel explicativo del castillo)

El castillo jugó un importante papel en la Edad Media durante las luchas civiles entre Alfonso el Batallador y doña Urraca. Posteriormente estuvo en manos de los Lara y los Castro, que convirtieron la fortaleza en el enclave básico de su influencia y control político.

En él estuvo encarcelada Leonor de Castilla, reina de Aragón, que sería asesinada por su sobrino Pedro I de Castilla en 1358. Finalmente acabaría en las manos de los condes de Castrojeriz.

El período de su mayor esplendor coincide con el gobierno de los Reyes Católicos. Pero ya en el siglo XVI se inicia su decadencia y es definitivamente abandonado tras los daños provocados por el terremoto de Lisboa de 1755.

Fue consolidado y reformado entre los años 2009 y 2013.

Su forma es muy irregular, debido tanto a las sucesivas ampliaciones sufridas como a su adaptación a la condición escarpada del terreno. Un gran foso aísla el castillo de la meseta. Paralelamente corría una barbacana de la que apenas quedan restos, que al norte terminaba en un cubo aún bien conservado.

El patio de armas, la obra más irregular del castillo, se encuentra a un nivel algo inferior al resto de la fortaleza, ya que los muros se asientan directamente sobre la roca. El ingreso se halla en el lienzo sur y está semiarruinado. Su extremo norte ha desaparecido.

El cuerpo más importante de la fortaleza se halla un tanto desplazado al oeste y se compone de tres partes. La del sur se halla muy destruida. La del centro, con dos saeteras mirando a la barbacana, comunica con el patio de armas por una pequeña puerta ojival, junto a la cual arranca una estrecha escalera en forma de husillo iluminada por abundantes saeteras.

Las cubiertas se hallan completamente arruinadas, aunque aún se pueden observar los arranques de las bóvedas. Esta parte central debió ser la torre del homenaje. La parte del oeste consistió en un torreón al que se accedía desde el cuerpo anterior. En la esquina posee un gran cubo como complemento defensivo. El lienzo que cierra estos tres cuerpos tiene un grosor de casi tres metros para reducir su debilidad.

Los materiales son de diversa calidad, formas y dimensiones, yendo desde potentes sillares hasta menuda mampostería mezclada con cal y barro.

Castillo de Castrojeriz
Castillo de Castrojeriz
Patio de armas del castillo de Castrojeriz
Patio de armas del castillo de Castrojeriz
Castillo de Castrojeriz
Castillo de Castrojeriz
Castillo de Castrojeriz. patio de armas
Castillo de Castrojeriz. patio de armas
Castillo de Castrojeriz
Castillo de Castrojeriz

Restos de murallas de Castrojeriz

La muralla antigua de la villa de Castrojeriz contaba con varias puertas, como la de San Miguel, Santa Eulalia, Puerta del Monte y Puerta Sardina.

Hoy en día aunque se pueden var algunos tramos restaurados.

Restos de muralla y fuentes en Castrojeriz
Restos de muralla y fuentes en Castrojeriz

Más información