Peñafiel afrontará la recuperación del primer recinto amurallado de la fortaleza –con 210 metros de longitud–, cerrado ahora al público por problemas de seguridad. Este tramo en la actualidad no es visitable porque apenas hay altura suficiente para garantizar la seguridad del público, y no hay barandillas instaladas, lo que entraña un peligro.

Gracias a los 150.000 euros que el Ayuntamiento de Peñafiel había reservado en los presupuestos de este año para reforma y a los 350.000 comprometidos por la Diputación de Valladolid, a lo largo de este año el Consistorio se encargará de reelaborar el proyecto de rehabilitación que había enviado al Ministerio en años anteriores, valorado en un millón de euros, para dividirlo en fases y poder así afrontar los trabajos de manera escalonada en función de la dotación económica disponible. Para ello, solicitarán la colaboración de la Asociación Amigos de los Castillos, para que los expertos en este tipo de construcciones les orienten sobre las actuaciones más necesarias y cuáles se pueden postergar debido a esa limitación presupuestaria.

La intervención, además de la reconstrucción del recinto exterior, contempla la mejora del patio norte, así como los elementos arquitectónicos significativos, sanear los silos, arreglar las almenas para que vuelvan a ser visitables y acondicionar los accesos con el objetivo de que el público pueda acceder y visitar todas las dependencias del castillo y no solo la torre del homenaje y el patio norte, además del Museo del Vino que gestiona la Diputación.

Objetivo: ampliar la zona visitable

Se trata, por tanto, de que los visitantes puedan dar la vuelta completa a esta fortaleza de forma alargada encaramada al cerro, cuyo origen se remonta al siglo X, para contemplar Peñafiel desde todas las perspectivas y tener una panorámica más amplia de la ribera del Duero.

Una vez esté acondicionado el nuevo tramo de muralla, el alcalde de Peñafiel avanzó que el planteamiento del equipo del Ayuntamiento es que la visita a esta zona sea gratuita. Para el resto de instalaciones hay diferentes tarifas en función de si se acompañan de actividades complementarias, con un precio de la entrada general al castillo de 3,30 euros para disfrutar de una visita guiada, y de 6,60 euros incluido también el acceso al Museo Provincial del Vino, que renovó los contenidos expositivos hace tres años.