El pasado 13 de octubre se presentó en Burgos el libro «Yacimiento Arqueológico de Revenga», que resume los últimos trabajos de investigación realizados en la aldea de Revenga dirigidos por el Grupo de Investigación en Arqueología Medieval y Postmedieval de la Universidad de Barcelona.

 

Situado al sureste de la provincia de Burgos, en la comarca de La Demanda, este yacimiento, tal y como lo ha definido una de las autoras del libro, Karen Álvaro Rueda, ha permitido conocer que este suelo sí que estaba poblado en los siglos del V al IX, al contrario que las hipótesis que proponían que estas zonas estaban despobladas durante esta época de la historia.

Las investigaciones comenzaron varios años atrás, en la década de los 60, momento en el que se comenzó a estudiar el muro funerario y la necrópolis rupestre de Revenga. Sin embargo, cuando la Universidad de Barcelona retomó este estudio en el año 1996. Las excavaciones en estas casi 2 hectáreas de yacimiento, comenzaron en la iglesia y en la zona cercana a la necrópolis, dónde el estudio de los niveles permitió conocer la etapa final de estos emplazamientos, en el siglo IX. Más tarde trasladaron el estudio a la zona este y norte del yacimiento, donde encontraron evidencias de poblaciones pertenecientes al siglo V y VII. Estos estudios han permitido desmentir las informaciones anteriores que confirmaban que estas zonas conocidas como «desierto del Duero», estaban totalmente despobladas.