Durante este mes de enero de 2018 se ha procedido a la renovación del mirador y los paneles informativos del Castillo del Collado en Camargo (Cantabria). En colaboración con el Colectivo para la Ampliación de Estudios de Arqueología Prehistórica (CAEAP) se han llevado a cabo trabajos de recuperación y mantenimiento de los elementos informativos que se encuentran ubicados en las ruinas del Castillo del Collado, ubicado en el monte del mismo nombre en el límite entre los pueblos de Escobedo y Camargo.

Las ruinas del Castillo del Collado se ubican en un monte público acondicionado y visitable, y fueron descubiertas a mediados del siglo XX por Jesús Carballo, si bien no fue hasta 1978 cuando Ramón Bohigas Roldán situó su cronología en la época medieval. Un año después se iniciaron las excavaciones financiadas por el Ministerio de Cultura, que se prolongaron hasta 1983, y entre los años 2000 y 2001 se llevaron a cabo los trabajos de rehabilitación y puesta en valor del yacimiento por parte del Ayuntamiento de Camargo con la colaboración del Gobierno de Cantabria.

Se trata de uno de los pocos castillos altomedievales excavados con criterios modernos en Cantabria y constituye un ejemplo representativo de la arquitectura militar de aquel periodo, ubicado en una zona dominante y rodeado por una muralla adaptada a los relieves de la montaña, con dependencias, patio de armas y una torre de planta rectangular. Dos análisis realizados con la prueba del carbono 14 permitieron conocer la utilización del yacimiento entre mediados del siglo VIII y los inicios del XI. Las excavaciones realizadas al comienzo de la década de los 80 permitieron además encontrar las principales estructuras del asentamiento, junto con una magnífica colección de materiales arqueológicos, como cerámicas del periodo alto y pleno medieval, así como diferentes objetos metálicos y restos de alimentación, además de alguna pequeña escultura, hasta hacerlo el yacimiento más rico de la región y el mejor conservado de la época altomedieval.