Herrán es el pueblo que guarda la entrada al desfiladero del río Purón y que conecta el valle burgalés de Tobalina con el valle, actualmente alavés, de Valdegovía a través de la Sierra de Árcena. La zona estuvo poblada al menos desde época neolítica y se encuentran también yacimientos de época romana. En su término municipal se acumulan los restos de la época altomedieval, tanto de templos rupestres como de necrópolis.

 

Necrópolis y el monasterio de San Martín de Ferrán o Herrán

Situado a unos 200 metros del pueblo, en un alto. Este monasterio fue fundado en el año 852 por el abad Paulo, el presbítero Juan y el monje Nuño y varios acompañantes. El lugar fue consagrado por Felmiro, obispo de Valpuesta. En el 874 pasó a la propiedad del monasterio de San Félix de Oca y en el 1040 a la de San Millán de la Cogolla.

El documento del 852 especifica que los primitivos repobladores encontraron restos de edificaciones antiguas que aprovecharon. Es posible que fueron restos tanto de época romana como de asentamientos de época visigoda.

El monasterio de San Martín de Ferrán

Se conservan restos de una construcción semirupestre que pudiera ser el mencionado monasterio. Con planta rectangular y uno de sus lados excavados en la roca. Existen mechinales y otros restos que parecen indicar la existencia de un cubierta. En este muro hay un banco corrido. En las cercanías se observan otras señales de trabajos en roca que pueden ser restos de otras estancias del monasterio.

Eremitorio de San Martín de Herrán

 

Las necrópolis de San Martín

En sus inmediaciones también se aprecian varias sepulturas excavadas en la roca, antropomorfas, de grandes dimensiones y con lados ovalados. Afloran en torno a media docena aunque es posible que haya bastantes más enterradas.

Necrópolis de San Martín

 

 

El Pópilo

Se encuentra en plena Sierra de Árcena, a unos 650 metros de Herrán, en un afloramiento rocoso a los pies del cerro de El Castillo. Es un yacimiento poblado al menos desde el 5.000 a.C., en pleno Neolítico. La construcción altomedieval se hizo sobre ese poblado prehistórico. Actualmente en El Pópilo podemos observar una iglesia o ermita semirupestre llamada de Nuestra Señora del Pópulo o Pópilo y una necrópolis.

vista general del yacimiento de el popilo

La ermita de Nuestra Señora del Pópulo

La iglesia, que se supone construida en torno al siglo VIII y de la que existen referencias hasta el siglo XVI, es de planta rectangular, de unos 25 m2 (6,25 m. de largo x 4m.  de ancho). Esta orientada E-SE y diferencia claramente la cabecera y la nave. La cabecera se sitúa al sureste, es cuadrada y su base está tallada en un gran bloque de piedra de arenisca que tiene un rebaje para, probablemente, encajar el altar. El espacio para los feligreses, la nave, tiene el suelo de opus signinum, pavimento liso de calidad hecho con arenisca, cal, teja y ladrillo muy triturados. Las huellas de tres mechinales apuntan a la existencia de una tribuna o piso superior.

ermita de nuestra senora del populo

 

Por último, existe un sepulcro en forma de nicho en la pared rupestre del templo, junto a a la cabecera. Sus dimensiones son 2 metros de largo, 1,10 de altura y 90 centímetros de profundidad. Conserva algunos restos de enlucido y puede que estuviera cubierta por una lápida. Justo encima hay una hornacina con forma de arco de herradura. Unos dos metros al sur existe una cavidad rectangular esculpida en la roca, con planta semicircular y algo abovedada. También existe en las cercanía una cruz latina tallada en la roca.

Necrópolis de El Pópilo

La necrópolis se expande desde el templo hasta una cerca de piedra paralela a una tierra de cultivo. Hasta el momento se han excavado 36 tumbas. La mayoría son de lajas de piedra arenisca. En algunos casos se conserva la estela o piedra hincada que señalaba su cabecera. Todas se orientan en dirección Este-Oeste. No se han conservados restos de ajuar pero se aprecia una diferenciación por edad, de forma que las tumbas de niños y adolescente se encuentran más próximas al templo.

necropolis de el popilo

La ermita de San Felices y San Roque

Los primeros documentos como el de la fundación del monasterio de San Martín, hablan de un antiguo núcleo de población llamado Pontecerci. Es posible que se situara cerca del puente de origen romano en el estrechamiento de Las Puentes del desfiladero que excava el río Purón. En sus cercanías se encuentran los restos de una ermita dedicada a San Felices y a San Roque. Está a unos 800 metros al norte del pueblo de Herrán.

ermita de san roque y san felices de herran 20130926 1031787067

Los estudios arqueológicos han hallado que esta construcción tienen dos fases bien delimitadas. La primera, bajo la advocación de San Felices (San Félix Nolensis), pudo ser construida en torno al siglo VII-VIII aunque su primera referencia documental sea del siglo IX. Se encuentra sobre un farallón de roca caliza. Es de planta cuadrada y de reducidas dimensiones (16 m2). Sus muros son de cantos rodados de gran tamaño enlucidos con cal. El suelo de la nave está bien nivelado y es de tierra apisonada. La entrada al templo se encontraba al sureste y se accedía por una escalera de tres peldaños. No se conserva ni la puerta original ni restos de la techumbre.

ermita de san roque y san felices de herran

 

Posteriormente, en torno al siglo XIII, se amplió el templo de forma que el antiguo edificio se convirtió en la cabecera del santuario actual. A él se accede por un arco triunfal sobre pilastras en arco de herradura. En su interior en 1912 se citan estatuas dedicadas a San Roque y a Nuestra Señora de la Silla.

Más información:

Rutas de senderismo:

  • Sendero PR-A-8. Desfiladero del río Purón
    1.1 MB
    270 Descargas
    Detalles