Los restos arqueológicos de este pequeño asentamiento se encuentran en un frondoso pinar a escasa distancia de la localidad burgalesa de Palacios de la Sierra, en las proximidades del arroyo de Bañuelos.

En este yacimiento altomedieval se pueden apreciar alrededor de una treintena de sepulturas de distintas tipologías así como los restos de una edificación, presumiblemente un templo de las misma época.

Plano de la Necrópolis de Prados de Bañuelos (Palacios de la Sierra). Plano de José I. Padilla Lapuente y Karen Álvaro Rueda
Plano de la Necrópolis de Prados de Bañuelos (Palacios de la Sierra). Plano de José I. Padilla Lapuente y Karen Álvaro Rueda

Sobre un cordal discontinuo de pequeños afloramientos de arenisca, que se dispone de norte a sur, aparecen los principales vestigios que han llegado hasta nosotros de este antiguo núcleo habitado.

Alguna excavación clandestina, realizada en torno a los años sesenta, dejó al descubierto diversas estructuras situadas sobre la parte más elevada de la plataforma central, en el área en que se distribuyen las principales sepulturas conocidas. Aquella actuación descubrió los muros correspondientes al cierre septentrional de una edificación rectangular, que se orienta de este a oeste.

Restos de un edificio en Bañuelos, Palacios de la Sierra
Restos de un edificio en Bañuelos, Palacios de la Sierra

Es difícil interpretar este conjunto de evidencias en base a una observación puramente superficial, pero la construcción parece estar compartimentada en dos ámbitos contiguos y relacionados. Los muros que componen el cuerpo oriental de la edificación, de la que sólo conservamos una hilada, han sido realizados con sillares bien escuadrados y de buena labra, dispuestos directamente sobre la plataforma rocosa. Por su parte, el ámbito occidental, que parece corresponder a un elemento adosado o reconstruido, es una construcción más rústica, realizada con muros de mampostería unida con argamasa de cal. No es posible determinar una funcionalidad definitiva para esta construcción, aunque cabe suponer en base a di-versos indicios que estos elementos incluso bajo su aspecto más tardío hayan tenido una función de carácter religioso.

Al mediodía de la mencionada construcción, se aprecian sobre la plataforma rocosa una serie de perforaciones para apuntalar la estructura lignaria de una antigua construcción, dispuesta en paralelo a la edificación precedente. Alejado de este ámbito, en dirección sur, es posible reconocer una construcción rupestre a modo de lagar cuadrangular, con su correspondiente perforación para la salida de líquidos.

¿Lagar?¿Pileta?¿Baptisterio? en Bañuelos, Palacios de la Sierra
¿Lagar?¿Pileta?¿Baptisterio? en Bañuelos, Palacios de la Sierra

El resto de las evidencias, que aparecen hoy en día visibles, son elementos o realizaciones de carácter funerario. Una primera observación nos inclina a sopesar que existe una cierta homogeneidad entre las inhumaciones, aunque pronto se advierte el predominio de las formas de tipo rectangular con bordes redondeados, que todavía señalan alguna diferencia frente a los tipos más comunes de “bañera”.

Se observan, además, algunas referencias que no dejan de ser significativas. Por un lado,el conjunto de sepulturas no guarda una relación aparente en su conjunto, ni aquéllas aparecen agrupadas sobre un espacio o en relación a un elemento claramente definido. De modo que el conjunto ofrece, en apariencia, una curiosa dispersión. En algunos casos, se han aprovechado diversos afloramientos, sin que parezca existir un interés por concentrar o agrupar estas sepulturas. Sin embargo, todas ellas se orientan con ligeras variables en dirección este-oeste.

La composición del conjunto parece obedecer a dos comportamientos que parecen antagónicos: De una parte, las sepulturas más alejadas parecen acogerse al principio de dispersión; mientras que, al contrario, el grupo de inhumaciones cercanas a la construcción ofrecen una disposición plenamente organizada.

El grupo central, que ofrece esa disposición regulada, está formado por cuatro sepulturas (nº 3-6), dos ellas son inhumaciones individuales y las dos restantes son sepulturas dobles de tipo rectangular.

Sepulturas 3-6 de la necrópolis de Bañuelos donde se aprecian dos sepulturas dobles.
Sepulturas 3-6 de la necrópolis de Bañuelos donde se aprecian dos sepulturas dobles.

Esta agrupación parece relacionarse con una tercera sepultura doble, que encontramos a los pies de los restos constructivos antes mencionados. En este caso, se trata de una sepultura de cierto prestigio,ya que sobre una abertura de planta aproximadamente rectangular se ha labrado un fondo sobre el que sobresalen dos cabeceras en arco de herradura. Es, por tanto, uno de los ejemplos peculiares de este tipo de manifestaciones.

En este sentido, cabe señalar que no existen paralelos de tumbas dobles sobre el área oriental del territorio, es decir no encontramos ningún ejemplo entre las grandes necrópolis del Alto Arlanza. Será preciso alejarse en dirección a poniente,para encontrar sobre el área más occidental del territorio en estudio algún ejemplo de sepultura doble, como alguna de las inhumaciones del despoblado de Saelices (Castrillo de la Reina).

Bibliografía:

José I. Padilla Lapuente y Karen Álvaro Rueda: Necrópolis rupestres y el poblamiento altomedieval en el Alto Arlanza (Burgos), En la España Medieval, 2010, vol. 33 259-294