La localidad de Quintanaseca es actualmente una pedanía de la ciudad de Frías, en el Valle de Tobalina (Burgos).

La iglesia del pueblo, advocada a San Martín de Tours, no tiene un especial interés por su arquitectura pero, si nos fijamos con detalle, descubriremos pequeños tesoros que hacen que merezca la pena una breve visita.

La iglesia de Quintanaseca aparece por primera vez en la documentación cuando el conde Sancho García dona la población y su iglesia de San Martín (Quintana Seca ab omni integritate cum ecclesia sancti Martini) en 1011 al monasterio de San Salvador de Oña. Por lo tanto, en el lugar ya existía una iglesia de factura prerrománica, bien fuera de época visigoda o de repoblación.

Aunque hoy en día la iglesia está muy reformada, en su fachada oriental se encuentran insertas una serie de relieves y esculturas que hablan por si mismas de la antigüedad del templo.

Fachada este de San Martín de Quintanaseca
Acceso a San Martín de Quintanaseca
Acceso a San Martín de Quintanaseca
Canecillos románicos en el alero meridional con formas similares a las cabezas

En la citada fachada hay cinco elementos de interés situados sobre una ventana ciega. Se trata de tres cabezas esculpidas (una arriba del todo, en el vértice del tejado, y dos más abajo) y dos lápidas con relieves que claramente son más antiguos que la construcción actual.

Poco podemos decir de las cabezas. Las dos más grandes observan quietamente a quien las mira y, a mi entender pueden ser de época románica, al igual que los canecillos que se conservan en el alero meridional. La cabeza de la izquierda tiene el pelo y la barba rizados. La superior parece vigilar.

Relieves y cabezas de San Martín de Quintanaseca

Uno de los relieves presenta una rosa hexapétala circunscrita con un círculo central; y debajo una extraña lápida con decoración arquitectónica con otra cabeza y una cruz griegas. Creo que ambos son relieves de época visigoda.

Sí parece de época romana un fragmento de estela que actualmente está colocado boca abajo. Es posible que se trate de una casita incineradora representando a unos padres, un hijo mayor y un niño abrazados. Está ubicada en el lateral de un contrafuerte de la misma iglesia.

Estela romana en la iglesia de San Martín de Quintanaseca
Estela romana en la iglesia de San Martín de Quintanaseca