Los nombres propios árabes clásicos son complejos y, a menudo, presen­tan muchas dificultades cuando se trata de buscarlos en los índices de los libros. Eso es debido a que, sus diferentes partes, no siempre aparecen y, si lo hacen, pueden variar el orden.

Antiguamente un nombre propio árabe, especialmente el de un musulmán, podía estar compuesto por cinco elementos diferentes: kunya, ism, nasab, laqab y nisba.

La kunya (كنية) o sobrenombre

El nombre patronímico (kunya) está compuesto por las pala­bras (a)bu (أبو), “padre [de]” (para hombres) o umm(u) (أم), “madre [de]” (para muje­res), seguidas del nombre del primer hijo varón, si lo tiene, en relación de anexión. Si no lo tiene, puede crearse una kunya ficticia de diversa índole. Aunque no existe un orden fijo de colocación, suele po­nerse ante el ism y el laqab.

La kunya, según algunos autores, señalaría también otros tipos de parentesco, como el formado por la palabra “hermano de” “Ajú Harun”, o incluso por lo que luego denominaremos como nasab.

La palabra kunya ha evolucionado al castellano alcurnia con el significado de linaje, ascendencia, estirpe.

El ism (إسم) o nombre

Nombre que corresponde a una persona y precede a los indicadores de familia. Puede ser simple o compuesto. Ejemplos de nombres simples son Ahmad, Ibrahim, Muhammad, Yusuf, Ali, Omar. De nombres compuestos: por ejemplo, con ‘abd (esclavo de), seguido de uno de los 99 nombres de Dios: ‘Abd Allah (Esclavo de Dios), ‘Abd an-Nasir (Esclavo del Victorioso), ‘Abd al-Rahman (Esclavo del Clemente), etc; la versión femenina es amat, “esclava (de)” o “servidora (de)”; con una palabra seguida de ad-Din (de la religión): Lisan ad-Din (Lengua de la Religión), Nasr ad-Din (Victoria de la Religión), Nur ad-Din (Luz de la Religión)…

La nasab (نسب) o genealogía

La genealogía o descendencia (patronímico) indica la idea de filiación que, de no abreviarse, puede llegar, en caso de conocerse, al antepasado más remoto. Formado por la unión del nombre del hijo con la partícula de filiación ibn / ben (bin), hijo [de], más el nombre del padre/abuelo/bisabuelo/tatarabuelo/etc. En algunos lugares se usa uld en lugar de ben, con el mismo significado. Para las mujeres la partícula es bent (bint), hija [de].

El laqab (لقب) o apodo

El laqab es un sobrenombre que se añadía a veces. Su origen puede ser muy variado y se usa para alabar o ridiculizar a la persona. Puede referirse a una cualidad positiva o ne­gativa que le ha hecho famoso o a un acontecimiento asociado a dicha persona y suele ir en aposición detrás del ism o del nasab, si lo hay. Ejemplos: Al Mansur, el victorioso; Al Ahdab, el jorobado; Al Tauil, el largo.

Un tipo especial de apodo es el (I)smu Mansab (إسم منصب) que indica la profesión. Ejemplos: Al Katib, el escriba; “Al Fayyar”, el alfarero.

El nisba (نسبة) o nombre de origen

El nisba indica parentesco, alianza, filiación. A veces uno o más adjetivos que indican tribu, nación, origen, etc. y que complementan la idea de filiación de la nasab. Usado en aposición y precedido siempre del artículo. Ejemplos: Al-Juarismi (de Corasmia) (الخوارزمي); Al Andalusí (de Al Andalus); Al Mursí (de Murcia); Al Sebtí (de Ceuta); Al Balansí (de Valencia).

Ejemplos

  • Abu Muhammad (kunya) ‘Abd Allah (ism) Ibn Muhammad Ibn ‘Ali (nasab) al-Kalbí (nisba) al-Katib (laqab o ismu mansab).
  • Mayd al-Din (laqab) Abu-l-Tahir (kunya) Muhammad (ism) Ibn Ya’qub Ibn Muhammad (nasab) al-Firuzabadí (nisba)
  • Abu Karim (kunya) Muhammad (ism) al-Jamil (laqab) ibn Nidal ibn Abdulaziz (nasab) al-Filistini (nisba)