Las ruinas del castillo de Portilla, en el pueblo de Portilla, perteneciente al municipio de Zambrana (Álava), están siendo excavadas por el Grupo de Investigación en Patrimonio Construido (GPAC) de la Universidad del País Vasco en colaboración con el Gobierno vasco y la Diputación de Álava.

Aprovechando su excavación, el yacimiento se encuentra “abierto al público por obras” y dispone de paneles informativos que ayudan a comprender la historia y evolución del lugar. En Zambrana también hay varios vecinos formados para dirigir vistas guiadas por el yacimiento.

El castillo de Portilla se encuentra en un cerro bien protegido de forma natural. Dos imponentes farallones naturales, que discurren de este a oeste, favorecieron el asentamiento de población en este impresionante cerro que se eleva a casi 800 metros de altitud. El cerramiento de la ciudad se logró con dos tramos de murallas de norte a sur, que proporcionaban a sus moradores un espacio seguro y casi inexpugnable.

Excavaciones en el castillo de Portilla (Álava)

Excavaciones en el castillo de Portilla (Álava)

Si bien es posible que ya existiera alguna fortificación anterior, la importancia de Portilla se acrecienta tras la anexión de parte del condado de Castilla (que en aquel momento comprendía también el condado de Álava) al reino de Pamplona tras la muerte de Sancho III (1035). En el 1040, gobernando el rey García en Pamplona, es cuando se cita por primera vez esta tenencia, fronteriza con el reino de León. A sus pies se edificó la antigua Portilla, que después se denominó Portilla de Ibda.

La localidad vuelve a manos castellanas en el 1177, pero es devuelta a Navarra en 1179. Definitivamente, en 1200, Portilla es recuperada por Castilla tras permutarse por Miranda de Arga. Las mismas razones que originaron Portilla -su enriscada ubicación y su localización fronteriza- supusieron su declive y posterior abandono. En el siglo XIII comienza la gente a abandonar el pueblo y se trasladan abajo, al actual pueblo de Portilla, que nació como el arrabal de la vieja villa.

La iglesia permaneció arriba. El templo románico se construyó en el siglo XIII y junto con el castillo siguió en funcionamiento hasta mediados del XVI, que es cuando se construyó la iglesia de la actual Portilla y el obispado de Calahorra da permiso para que se traslade el culto

Más información: http://www.castillodeportilla.com