El proyecto arqueológico impulsado por el Ayuntamiento de Regumiel de la Sierra (Burgos) ha recuperado la necrópolis altomedieval, con 132 tumbas excavadas en roca, así como un yacimiento de icnitas de dinosaurio en el que se han localizado más de 5.000 huellas, algunas de tamaño minúsculo.

La intervención se inició en octubre de 2016 y ha finalizado el mes de marzo de 2017. Ha contado con una ayuda de 30.000 euros de la Junta de Castilla y León. El arqueólogo Asier Pascual ha asegurado que están “muy satisfechos”, ya que el proyecto se concibió como una puesta en valor de yacimientos conocidos en Regumiel de la Sierra y ha acabado “dando sorpresas” de repercusión científica.

La necrópolis altomedieval

La necrópolis altomedieval, que se ubica junto a la iglesia de la localidad burgalesa, fue estudiada en los años 70 del siglo pasado, cuando se identificaron unas 70 tumbas excavadas en roca.

Sin embargo, el proyecto municipal liderado por Asier Pascual ha realizado grandes descubrimientos, y algunos podrían tener una gran repercusión científica en el ámbito internacional. En la necrópolis altomedieval se han recuperado 132 tumbas de los siglos IX al XI, de un total de 200 que se presupone tenía esta zona de enterramiento, y algunas intactas, con losa de cierre incluida. En total, el enterramiento contaría con 200 tumbas. Asier Pascual ha recordado que hay tumbas “irrecuperables”, a consecuencia de la construcción de una vivienda sobre la propia necrópolis, cuyo sótano se llevó por delante (en su momento) los restos allí conservados. Solo queda el testimonio oral que da fe de las verdaderas dimensiones del enterramiento, una de las necrópolis más grandes y mejor conservadas de la Alta Edad Media, y que se convierte ahora en un recurso turístico de relevancia en Regumiel.

Además, se han hecho grandes hallazgos, como el descubrimiento de un esqueleto completo “maltratado”, con cabeza y piernas fracturadas al intentar introducirlo en una tumba demasiado pequeña. Pascual ha asegurado que no es habitual encontrar esqueletos en necrópolis y mucho menos restos óseos tratados de este modo, ya que en la Edad Media trataban con especial respeto a sus muertos.

También se ha hallado ajuar, collares de cuentas de pasta vítrea, cuentas negras y azul brillante, un anillo y monedas que formarían parte del tradicional ritual de enterramiento. El ajuar ofrece información adicional puesto que correspondería a una reocupación de la necrópolis en la Baja Edad Media, ha apuntado el arqueólogo de la excavación.

Asier Pascual ha afirmado que quedaría pendiente una segunda fase de intervención para tratar de recuperar una veintena de tumbas que se encuentran bajo el hormigón que rodea la iglesia. Igualmente, sería interesante excavar en el suelo del templo, ya que “gran parte de la necrópolis se encuentra debajo”, aunque por el momento se van a dedicar a estudiar con tranquilidad lo descubierto.

Yacimiento de icnitas

El yacimiento de icnitas de dinosaurio fue investigado por el Colectivo Arqueológico-Paleontológico Salense, que encontró huellas de un ornitópodo años atrás. En el proyecto promovido por Regumiel de la Sierra se ha incluido la recuperación del yacimiento de huellas de dinosaurio El Frontal 2, en el que se han localizado más de 5.000 icnitas. Pascual ha recordado que el Colectivo Arqueológico Paleontológico Salense halló años atrás dos rastros grandes de un ornitópodo, con huellas muy profundas y un arrastre de cola, poco peculiar.

Sin embargo, el trabajo realizado ahora ha permitido sacar a la luz más de 5.000 nuevas icnitas, el 90 por ciento de ellas de poca profundidad y difíciles de detectar. Corresponderían a terópodos carnívoros de mediano tamaño y suelen ir acompañadas de marcas de garras o rastros largos, lo que aporta información extra sobre comportamiento.

El arqueólogo ha destacado la presencia de huellas minúsculas, lo que requiere de una profunda investigación científica ya que podrían corresponder a animales muy pequeños o a crías. La intervención se ha completado con una puesta en valor de ambos yacimientos, a fin de convertirlos en un recurso turístico para la localidad burgalesa.

Se han instalado señalización, atriles informativos e infografías en español e inglés para facilitar una visita autónoma, y Códigos QR con acceso a audioguías y contenidos adicionales. A modo de curiosidad, en la necrópolis se ha colocado una réplica de un esqueleto que simula un enterramiento típico, mientras que en El Frontal 2 hay sendas réplicas de dinosaurio de tamaño pequeño.

También se ha conectado El Frontal 2 con el Frontal 1, el primer yacimiento de icnitas de dinosaurio recuperado, y que cuenta con 86 huellas agrupadas en ocho rastros, de iguanodonte principalmente. Asier Pascual ha asegurado que ahora toca investigar y analizar con calma todo lo descubierto, si bien es cierto que el objetivo es continuar trabajando en el lugar, a corto y medio plazo.