Desde el pasado 5 de octubre, un equipo multidisciplinar de arqueólogos y paleontólogos se encuentra trabajando en Regumiel de la Sierra con el objetivo de recuperar y poner en valor la necrópolis altomedieval y el entorno de la iglesia parroquial, unos trabajos que han permitido que las tumbas rupestres comiencen a ser visibles tras años de deterioro de un yacimiento arqueológico que había quedado casi en el olvido, a pesar de encontrarse dentro del conjunto de necrópolis rupestres del Alto Arlanza.

El proyecto, desarrollado por el Ayuntamiento de Regumiel de la Sierra y financiado desde la Junta de Castilla y León, pretende conservar, reinterpretar y dar a conocer mediante la puesta en valor, su patrimonio arqueológico y paleontológico más representativo.

La necrópolis de la localidad, con más de mil años de antigüedad, ha sufrido grandes daños a partir del último cuarto del siglo pasado. La destrucción parcial del yacimiento es sin duda la consecuencia más visible de una serie de desafortunadas decisiones. El estado de abandono ha contribuido al deterioro, pero desde la dirección arqueológica del proyecto se pretende recuperar y evaluar los daños de alrededor de un centenar de tumbas. Muchas de las tumbas acumulaban cantidad de sedimentos.

El proyecto pretende recuperar un recurso turístico para el municipio, con una ruta interpretativa que se unirá a las icnitas de dinosaurio y al entorno paisajístico como principales atractivos de la localidad.