El Ayuntamiento de Valderredible ha iniciado los trámites para que las numerosas cuevas y eremitorios rupestres del municipio sean declaradas Patrimonio de la Humanidad. Se trata de construcciones datadas en la Alta Edad Media (s. VIII-s.X) que fueron excavadas por los habitantes cristianos que poblaron esta zona de Cantabria al igual que otras de Palencia, Burgos y Álava.

Una declaración que contribuirá a «mejorar la promoción y divulgación del valle», según su alcalde, Fernando Fernández, que ha expuesto la iniciativa a la directora general de Cultura, Marina Bolado, con el objeto de conseguir el apoyo del Gobierno de Cantabria “a esta carrera de fondo” que “precisará de un trabajo arduo y laborioso de las administraciones”.

El alcalde se ha mostrado «absolutamente seguro» de que la declaración se logrará porque «el patrimonio rupestre de Valderredible es espectacular y excelente», por lo que muchos denominan a Valderredible la Capadocia española. De hecho, ha incidido en que «la extraordinaria manifestación del rupestre» hace que Valderredible posea una «originalidad que no se da en otros rincones de Cantabria ni de Europa». Así ha citado Santa María de Valverde, declarada Bien de Interés Cultural en 1985, San Andrés de Valdelomar, Campo de Ebro, Arroyuelos o Cadalso, entre otros muchos lugares.

Por ello, Fernando Fernández ha insistido en que la declaración de Patrimonio de la Humanidad del arte eremítico rupestre se convertirá en un nuevo reclamo turístico junto al patrimonio natural, arquitectónico y cultural que posee Valderredible.

Fuente: Diario Montañés