Las primeras noticias de San Pedro de Arlanza se remontan al año 912, cuando el conde Gonzalo Fernández, el padre del famoso Fernán González, dona diversas propiedades al cenobio. Mil cien años después, en el 2012, la Asociación para el Desarrollo de Tierra de Lara y el Ayuntamiento de Hortigüela, para conmemorar este aniversario, organizaron una serie de actividades en torno a él, entre ellas un curso de verano bajo el título San Pedro de Arlanza.

Este curso de verano es el origen del libro «El Monasterio de San Pedro de Arlanza. Cuna de Castilla», que se presentará el sábado 14 de octubre en el claustro menor del propio cenobio a partir de las 12 horas. La publicación recoge, tal y como explica Borja Rosales, presidente de la Asociación Tierra de Lara, las aportaciones de los ponentes durante ese curso y también las de otras personas que han querido colaborar. «Todo ello ha propiciado que esta obra sea el texto de referencia de San Pedro de Arlanza», afirma.

El libro, coordinado por Rafael Sánchez Domingo −Profesor Titular de Universidad, Historia del Derecho y de las Instituciones Españolas del Departamento de Derecho Público de la Universidad de Burgos−, recoge en sus 471 páginas numerosas imágenes, planos y dieciséis capítulos escritos por expertos en arte o historia que nos acercan la trayectoria de este monasterio, una de las abadías más emblemáticas en la formación de Castilla, como señala en la introducción Lorenzo Maté, abad de Santo Domingo de Silos.

Los investigadores que presentan este trabajo han buceado en archivos nacionales y de otros países y han investigado sobre restos arqueológicos y documentales y también en los hitos fundamentales de la abadía burgalesa, como son presencia eremítica, fundación, extensión del dominio jurisdiccional, gobierno económico, adscripción a la congregación de San Benito de Valladolid, catastración del monasterio y sus tierras, desamortización y declive de la célebre abadía, así como el patrimonio artístico y cultural y la suerte de sus principales tesoros artísticos. La obra que se presenta mañana habla del señorío y dominios monásticos de Arlanza, de la importancia del monasterio de acuerdo a sus posesiones, de las diferentes etapas en la construcción de la abadía, del contenido de sus edificios, de su economía, de su entorno rupestre o de su desamortización y a lo largo de él se desvelan numerosos secretos sobre el monumento, además de muchas fotografías hasta ahora inéditas procedentes de distintos archivos, como las del archivo del Monasterio de Silos.

En definitiva, esta obra recoge desde una perspectiva multidisciplinar la historia de uno de los monasterios castellanos más señeros desde la época condal, desde cuyo origen aparece relacionado con la nacimiento de Castilla y cuyas vetustas ruinas son testigos mudos de un pasado glorioso. Además de Sánchez Domingo, los autores que han permitido reunir esta información tan relevante sobre el monasterio de San Pedro de Arlanza son: Francisco Reyes, Carlos Herrero, Fernando Suárez, Manuel Zabalza, Miguel C. Vivancos, Paloma Juárez, Gonzalo Viñuales, Ernesto Zaragoza, Concepción Camarero, Luis Miguel de la Cruz, Raúl Fernández, Félix Palomero, Magdalena Ilardia y Luis Araus.