Índice Poema Fernán González

Estrofas 565 a 569 del Poema de Fernán González

 

565 Buscaron por los muertos que espessos yazian,
—commo estavan sangrientos a dur’ los conoçian—;
los cristianos finados que los soterrarian,
cada uno a sus lugares que se los levarian.
Buscaron en los muertos que numeroso yacían,
—como estaban ensangrentados ni los reconocían—;
a los cristianos muertos los enterrarían,
cada uno a sus pueblos se los llevarían.
566 El conde don Fernando, conplido de bondades:
«Amigos, no m’ semeja que aquesto vos fagades,
d’enbargar vos de muertos nulla cosa ganades:
metredes grandes duelos en vuestras vezindades.
El conde don Fernando, colmado de bondades:
«Amigos, no creo que esto es bueno que hagáis,
con encargaros de los muertos, nada ganáis:
llevaréis grandes duelos en vuestras vecindades.
567 Los muertos a los vivos ¿por que han d’enbargar?;
por duelo non podremos a ninguno tornar;
aqui ha una ermita que es un buen lugar,
tenia yo por bien d’alli los soterrar.
Los muertos a los vivos ¿por qué han de estorbar?;
con el duelo no podremos a ninguno recobrar;
aquí hay una ermita que es un buen lugar,
tenía yo por adecuado de llevarlos allí a enterrar.
568 Nunca podrien yazer en lugar tan honrado,
yo mismo e mi cuerpo y lo he encomendado,
mando me y llevar quando fuere finado,
y quiero yo fazer un lugar mucho honrado.»
No podrían yacer en lugar más honrado,
yo mismo, a mi cuerpo, allí lo he encomendado,
he mandado que allí se lleve cuando haya expirado,
y quiero yo hacerlo un lugar muy honrado.»
569 Lo que les dixo el conde, todos esto otorgaron,
los cristianos finados pora y los llevaron,
mucho honrada miente allí los soterraron;
quand fueron soterrados, su camino tomaron.
Lo que les dijo el conde, todos lo aceptaron,
a los cristianos muertos allí los llevaron,
muy honradamente allí los enterraron;
una vez enterrados, su camino tomaron.

567. Esa ermita es, como no puede ser de otra manera, la humilde ermita de San Pedro de Arlanza, donde se encontró con el monje Pelayo y que tan bien le aconsejó, Allí mandará ser enterrado el conde y a ese lugar hará varias donaciones. Recordemos que también es el lugar desde donde supuestamente se escribe este poema épico.