Los métodos de encriptación de la información no son algo nuevo a pesar de que en la actualidad hayan cobrado una enorme importancia para proteger nuestra información y privacidad. Romper la encriptación es el deseo de muchos. No hay más que ver la existencia incluso de apps que permiten espiar Android y así obtener datos de Whatsapp u otras apps utilizados por otras personas.

El uso del cifrado ya existía en la Edad Antigua y los métodos criptográficos, se siguieron utilizando también durante la Alta Edad Media. Se trataba de métodos simples, ya que no será hasta el siglo XIII cuando la criptografía comienza a desarrollarse y a estructurarse, sobre en todo en las ciudades italianas y en el Papado.

En época altomedieval se utilizaban tres métodos principales de encriptación:

  • Transposición. Se trata de colocar un fragmento de texto cifrado en un lugar conocido previamente por el destinatario del mensaje. El cifrado podría ser: alterar el orden natural de las letras, las sílabas o palabras, a veces formando anagramas con ellas.
  • Sustitución o perturbación. Reemplazar determinadas letras del alfabeto por otros símbolos previamente acordados entre emisor y receptor, ya sean números, otras letras o símbolos de otros alfabetos
  • Ocultación. Transmitir de forma escondida o disfrazada un mensaje dentro de un texto, por ejemplo con tinta endeble.

En los reinos altomedievales europeos el método más utilizado fue el de la sustitución. Se conocen numerosos ejemplos:

  • Carlomagno. Quizás es el ejemplo más conocido de la época. La cancillería carolingia utilizó tablas de sustitución muy simples como la que se muestra en esta imagen.
Código criptográfico de Carlomagno
Código criptográfico de Carlomagno
  • Criptografía en los reinos anglosajones. Existen numerosos ejemplos. Por ejemplo, un monje del siglo XI escribió frases sustituyendo las vocales por su consonante más cercana: Fknktp Lkbrp χρp prfcpnkB rfddp en vez de Finito libero χρo [Christo] preconio reddo. O bien reemplazando vocales por signos de puntos. En este enlace podemos ver varios ejemplos.
  • Los caracteres ogámicos en Irlanda y los rúnicos en los países germánicos también fueron utilizados para hacer criptografía. Irlanda

Criptografía en la escritura visigótica

En la península Ibérica, durante la Alta Edad Media, la escritura utilizada en los documentos oficiales era la escritura visigótica, creada en el reino visigodo.

También existen ejemplos los métodos criptográficos ya citados realizados en escritura visigótica, sobre todo por el sistema de sustitución.

Gracias al estudio de Juan Carlos Galende Díaz en su artículo Elementos y sistemas criptográficos en la escritura visigótica, hoy en día disponemos de un conocimiento más amplio de los métodos criptográficos utilizados en la Alta Edad Media ibérica.

El primer método era simplemente, y de forma similar al código de Carlomagno, escribir las letras de forma distinta, utilizando una tabla como la siguiente.

Fragmento cifrado de un códice conservado en San Isidoro de León
Fragmento cifrado de un códice conservado en San Isidoro de León

Pero además de esta tabla existían otros métodos más o menos imaginativos como:

  • Sustituir las vocales por su numeral romano en decenas. Se puede ver en la imagen inferior. La vocal a es sustituida por X (10 en números romanos), la e por XX (20) y así sucesivamente salvo la o que lo es por una x aspada.
  • Sustituir las vocales por grafías de puntos:
  • Sustitución de letras latinas por letras griegas.
  • También se utilizaron métodos de transposición como escribir al revés determinadas sílabas, palabras, oraciones o párrafos completos. Como ejemplo, un documento del año 911 en el que el diácono Fidel escribe REBIL ENORTAM en vez de LIBER MATRONE.
Cifrado por transposición año 911
Cifrado por transposición año 911

Bibliografía: