La península Ibérica ha sido la sede de diversos estudiosos árabes que se encargaron de colectar y desarrollar los conocimientos de los persas, hindúes y europeos eruditos de la alta edad media y a su vez, inspirar el trabajo de futuras generaciones para poner a prueba los límites de la imaginación del ser humano.


Celosía árabe – Fuente: Unsplash.com

El sistema de numeración que cambió el mundo

Antes de la introducción de los números arábigos, que son parte del sistema numérico que utilizamos en la vida cotidiana (0 – 9), los números romanos eran el sistema más popular gracias a su difusión por el imperio romano, que se extendió como el más importante de su era.

Sin embargo, y a pesar de su gran difusión en el mundo antiguo, este sistema de numeración que utiliza letras dificulta el cálculo matemático y tiene grandes limitaciones para su uso, haciendo de simples operaciones como sumas y restas un procedimiento ineficiente. En este contexto aparecen dos personajes clave para que el mundo occidental hiciera el cambio al sistema numérico indoarábigo que utilizamos en la actualidad, uno de ellos es el persa Al-Juarismi que desarrolló el álgebra e introdujo la idea de usar los dígitos del 1 al 9 para simplificar los cálculos, además de incluir en sus escritos al símbolo 0 y al punto decimal, que eran usados por los matemáticos indios.

El otro erudito a destacar en este contexto es el italiano Leonardo Pisano (Fibonacci), que popularizó el trabajo de Al-Juarismi en el mundo occidental a través de sus escritos de cálculo. Sin la introducción de los números arábigos a la España musulmana, el mundo como lo conocemos sería muy distinto en múltiples aspectos. La importancia del trabajo de los matemáticos persas como Al-Juarismi se destaca en la actualidad en campos como el entretenimiento, la cultura y las ciencias exactas gracias, principalmente por la introducción del cero y del punto decimal.

El cero es usado en un sin fin de aplicaciones en el entretenimiento. Un claro ejemplo es el uso de este número en casinos online dentro del juego de la ruleta y sus variantes, plataformas como Betway disponen de dos variantes muy populares desde hace siglos, una con un cero y otra con dos ceros. Además de ello, gracias al lenguaje máquina que es utilizado por todas las computadoras y usa combinaciones de ceros y unos, es posible tener versiones digitales de juegos de ruleta, jugar videojuegos, disfrutar series y películas en plataformas como Amazon Prime Video o Netflix e incluso leer el contenido de esta página web.

Fuente: Pixabay.com

De los estudios de Al-Juarismi a la cultura y las ciencias exactas de Al-Ándalus

Los eruditos andalusíes más notables dejaron su huella en la ciencia, astrología e incluso en la medicina a partir de continuar los de los gigantes que les precedieron, como el previamente mencionado Al-Juarismi. Debido a ello, muchos de los estudiosos del periodo de asentamiento árabe en Hispania hacían viajes constantes al mundo islámico para mantenerse actualizados y a la vez compartir sus conocimientos con sus contrapartes de Oriente. Uno de ellos fue Yahya ben Yahya Abu Bakr Ibn as-Samina, un matemático, astrólogo y médico andalusí natural de Córdoba que tras viajar a Oriente para completar sus estudios se ganó el reconocimiento como uno de los sabios andalusíes y estuvo al servicio del propio Emir de Al-Ándalus.

Gracias al sistema de números indoarábigos y la obra de Al-Juarismi, estudiosos andalusíes como Ibn al-Samh se inspiraron para conseguir importantes desarrollos en matemáticas y astronomía. Ejemplos de ello son el astrolabio y el ecuatorio, que mediante geometría permitían encontrar las posiciones del Sol, la Luna y los planetas, facilitando los viajes dentro de nuestro planeta, prediciendo el comportamiento de los astros celestes e inspirando a futuras generaciones a realizar el viaje a las estrellas, así como a Elon Musk con su plan de colonizar Marte para 2050.

La historia de las matemáticas en la península ibérica ha sido estudiada por diversos expertos en el tema con la intención de hacerle saber al mundo la importancia que la rica mezcla cultural que la península ibérica ha tenido a través del tiempo en la transmisión y desarrollo del conocimiento. Así como lo hicieron Ibn as-Samina, o Ibn al-Samh, andalusíes estudiosos de las ciencias exactas como José el Sabio, Maslama, o Ibn Al-Saffar, solo por mencionar algunos, también consiguieron dejar su huella en la historia de la ciencia y la tecnología en Al-Ándalus durante los casi ocho siglos en los que brilló la España Islámica.

A partir de que los numerales árabes fueran introducidos en Europa a través de la España Islámica, el desarrollo de la ciencia y la tecnología dentro de esta región tuvo un periodo de crecimiento que continúa inspirando a los estudiosos de la actualidad. La observación de las estrellas y el razonamiento matemático son solo dos ejemplos de los muchos avances obtenidos en el periodo en el que los musulmanes fueron la luz de la civilización en el mundo, dejando una gran herencia cultural, histórica y científica para las generaciones por venir.