La más antigua inscripción cristiana conservada en la Península Ibérica tras la derrota del ejército visigodo en la batalla de Guadalete en el 711 es el conocido como Epitafio de Adulteus, con la siguiente leyenda:

† ADULTEUS
CLE[RI]CUS V(IXIT)
AN(NOS) X R(EQUIE)V(I)T
IN P(A)C(E) D(IE) III
ED(US) IAN(UARIAS)
[ERA] DCCLXVII

Adulteo, clérigo, vivió diez años. Descansó en paz el día 3 de los idus de enero de la era 767 (11de enero de 729)

Hispania Epigráfica, nº 27852

El epitafio procede de la ciudad portuguesa de Mértola (aunque en un principio se pensó que provenía de Tavira) y se refiere a la muerte del clérigo Adulteo.

Es una pieza de arenisca de 22 x 17 cm que hoy en día se conserva en el Museo Nacional de Arqueología en Lisboa. Fue publicada por Emil Hübner en Inscriptiones Hispaniae Christianae. Supplementum (IHC-II, 299) de donde se ha tomado el siguiente calco de la inscripción:

Calco del Epitafio de Adulteus
Calco del Epitafio de Adulteus