Portada » Blog » La quinta campaña de ʿAbd al-Malik b. Muḥammad al-Muẓáffar: contra Sobrarbe y Ribagoza (1006)

La quinta campaña de ʿAbd al-Malik b. Muḥammad al-Muẓáffar: contra Sobrarbe y Ribagoza (1006)

por Javier Iglesia Aparicio
0 comentario 376 visitas 2 min. de lectura
Claustro de Roda de Isábena

Una vez que ʿAbd al-Malik se había asegurado la sumisión de León, Castilla y de los condados de Urgel y Barcelona, solo quedaba el reino de Pamplona (que incluía los condados de Aragón y Sobrarbe en este momento) y el condado de Ribagorza para que el amirí tuviera completamente aseguradas sus fronteras.

Partió de Córdoba el 12 de sawwal del 396H (11 julio 1006) en dirección a Zaragoza. Antes de llegar a la capital de la Marca Superior, hizo una parada en Medinaceli, seguramente para reunirse con las tropas de Wadih. Además, allí recibió una embajada del Imperio Bizantino, invitándole a establecer relaciones diplomáticas.

Después pasó por Huesca y al llegar a Barbastro ordenó entrar en el territorio del reino pamplonés el 15 de agosto (a 14 días por pasar el mes de du-l-qa’da). Según Ibn Idari:

Comenzó por hacer incursiones en la llanura del castillo de Ibn Yunis, cuyos habitantes habían huido dejándolo abandonado. Lo destruyó y marchó de él a Sant Buanis; se esparció la caballería por sus campos llevando la destrucción al último extremo. No dejó el ejército de recorrer el país del enemigo cautivando, matando, quemando y destruyendo. Alcanzó a la gente en este sitio un terror intenso por la violenta lluvia que les cayó, que se prolongó mucho, con relámpagos que se sucedían y el retumbar de los truenos, con lo que se espantó mucho la gente. Se sucedieron los relámpagos y vinieron tras ellos los estampidos atronadores que cubrieron a la gente sumisa y humilde que temían la llegada del castigo. Alzaron sus voces hacia Dios suplicándole que los librase de lo que tenían encima y que no se alegrasen con su mal sus enemigos, a los que venían a combatir por él. Lo hizo -¡alabado sea!- con rapidez, tuvo piedad de sus súplicas y extendió su misericordia sobre ellos, y la gente dio gracias a su Señor por la nueva muestra de poder. ¡Dios -alabado sea- es benevolente con sus siervos!

Existe bastante confusión con la ubicación de las dos plazas citadas. Para Levi Provençal se trataría de una campaña contra el condado de Sobrarbe y, sobre todo, el condado de Ribagorza y que afectaría a su capital, Roda de Isábena. El condado de Ribagorza estaba en ese momento gobernado por Toda de Ribagorza.

La campaña, aunque exitosa, no debió de proporcionar un gran botín pues, según el citado Ibn Idari, el pueblo de Córdoba se quejó de que no se habían traído “esclavos tiernos para deleitarse” según estaban acostumbrados en los tiempos de su padre e indica que empezó a crecer la insatisfacción contra los amiríes.

Te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.