Portada » Blog » La segunda campaña de ʿAbd al-Malik b. Muḥammad al-Muẓáffar: contra Urgel y Barcelona (1003)

La segunda campaña de ʿAbd al-Malik b. Muḥammad al-Muẓáffar: contra Urgel y Barcelona (1003)

por Javier Iglesia Aparicio
0 comentario 451 visitas 3 min. de lectura
Castillo de Montmagastre

Ramón Borrell I, conde de Barcelona, Gerona y Osona realizó en febrero del 1003 una incursión victoriosa contra la plana de Balaguer llegando hasta Albesa. La respuesta de ʿAbd al-Malik al-Muẓaffar, hijo de Almanzor y sucesor como hayib de Hisham II, fue inmediata. Según Ibn Idari,

A partir del 6 de mayo del 1003, comenzaron a concentrarse muchos contingentes de voluntarios africanos […]. El 8 de junio asistió a la bendición de los estandartes en la mezquita de Córdoba […] El 17 de junio el ejército califal emprendió la marcha saliendo de az-Zahira, para rendir la primera etapa en los jardines de Armillat (Guadalmellato). Continuó la marcha el 18 de junio, llegando a Toledo el 1 de julio […] Después de una semana de permanencia en Toledo, reemprende la marcha hacia Medinaceli

En Medinaceli se le unieron los contingentes del general Wāḥid, gobernador de la Marca Media. además, como resultado de los acuerdos de ese mismo año, fruto de la primera campaña de ʿAbd al-Malik, se unieron hombres de los condes de Castilla y de otros lugares del reino de León. Así lo cuenta Ibn Idari en Al-Bayan al-Mugrib:

«Aquí se le unieron cierto número de señores cristianos, los unos enviados por el rey godo, que lo era entonces Alfonso, hijo de Ordoño, llamado Ibn al-Barbariya (el hijo de la bereber), los otros por su tío por parte de madre, Sancho, hijo de García, rey de Yilliqiya y señor de Castilla y de Álava. Estos refuerzos tomaron parte en la expedición de ʿAbd al-Malik en cumplimiento de una de las cláusulas del pacto de vasallaje firmado durante el gobierno de ʿAbd al-Malik a comienzos del mismo año de esta expedición. Los cristianos respetaron así el tratado que habían firmado e hicieron honor a su palabra. ʿAbd al-Malik les recibió con toda clase de atenciones y les hizo reservar un lugar espacioso en el campamento.»

Tras detenerse en Zaragoza el 10 de julio, continuó hasta Lérida. La expedición atacó primero Mumaqsar (Monmagastre), cuya guarnición, a pesar de la resistencia que opuso, acabó siendo pasada a cuchillo. Desde allí penetró en el llano de Barcelona, acampando en al-Batha y arrasando todo el dicho llano. También atacaron Castellolí en agosto de 1003: tras dar muerte a su defensor, Audesindo, fue conquistada; y es posible que también el Penedés y Manresa. Mientras tanto, Wāḥid se dirigió contra Madnis (Meyá), posición que ocupó rápidamente.

Tras obtener numerosos cautivos y dejar varias guarniciones, el ejército cordobés se replegó hacia Lérida y desde ahí se volvió hacia Córdoba el 5 de septiembre.

El balance de la campaña fue de 5.570 cabezas de enemigos, la toma de seis castillos y la destrucción de ochenta y cinco que habían sido evacuados por sus guarniciones. La dureza de sus acciones obligó a Ramón Borrell I a solicitar la paz, aunque consiguió la liberación de su hermano Armengol I de Urgel, que había sido hecho prisionero en la batalla de Albesa.

En esta campaña ‘Abd al-Malik estuvo a punto de fallecer por fuego amigo, a causa de una piedra de una catapulta. Finalmente impactó en el fatah Ya’far. También fallecieron el famoso Piedra Seca, quien fue enterrado en Lérida y el faqih Sa’id b. Musa b. Mahs al-Gassani.

Te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.