La mayor parte del territorio que hoy en día conforma la Denominación de Origen de la Ribera del Duero fue en la época altomedieval, del condado de Castilla, una línea fronteriza pensada para contener los ataques andalusíes procedentes del sur y de los territorios sorianos que hasta el siglo XI fueron dominio islámico.

Más allá de su fama vitivinícola actual, reconocida internacionalmente y que os recomendamos descubrir mediante alguna ruta privada por la Ribera del Duero que permitirá descubrir algunas de sus incontables bodegas y caldos, en este artículo os proponemos una ruta por algunos de los restos de castillos y fortificaciones que son testimonio de aquel pasado bélico.

Por supuesto que lo ha llegado a nuestros días es un número muy pequeño del total de fortalezas que jalonaban el valle del río Duero.

Comenzamos por la parte soriana de la Ribera del Duero, por el castillo de San Esteban de Gormaz, uno de los más disputados en aquellos tiempos, que cambió de manos en innumerables ocasiones. Hoy en día sus restos son ruinosos pero aún se mantienen imponentes en lo alto, dominando el pueblo.

Castillo de San Esteban de Gormaz
Castillo de San Esteban de Gormaz

Continuamos por la N-122, la carretera que cruza la denominación de origen de este a oeste, en dirección a Langa de Duero. A la derecha encontraremos un desvío a la localidad de Alcozar, una de las fortalezas altomedievales de la zona de las que aún se conservan restos y en cuyas cercanías fue herido y capturado en el 995 el conde García Fernández de Castilla frente a Almanzor. Sus restos son escasos y la torre que hoy existe en su emplazamiento fue construida en el siglo XIX aprovechando los restos del castillo

Castillo de Alcozar (Soria)
Castillo de Alcozar (Soria)

Retornando a la N-122, llegaremos a Langa de Duero, otro de los puntos clave de la frontera del siglo X. En esta localidad se conserva aún una torre de lo que fue su castillo, cuyo momento de mayor auge fue en los siglos XIV y XV.

Castillo de Langa de Duero (Soria)
Castillo de Langa de Duero (Soria)

Desde Langa de Duero abandonaremos momentáneamente la carretera nacional para subir hacia el norte, hasta la localidad de Alcoba de la Torre, otra protagonista de los conflictos fronterizos del siglo X. Sus restos actuales son también ruinosos aunque consolidados.

Castillo de Alcoba de la Torre (Soria)
Castillo de Alcoba de la Torre (Soria)

Desde Alcoba entraremos ya a recorrer los castillos de la zona burgalesa de la Ribera del Duero. Podemos ir primero hacia uno de los mejor conservados de este recorrido: el castillo de Peñaranda de Duero, imponente, los restos actuales son del siglo XV, de cuando pertenecía a los condes de Miranda. En el interior de la torre del Homenaje se ha instalado el Centro de Interpretación de los Castillos.

Peñaranda de Duero
Peñaranda de Duero

No muy lejos de aquí se encuentra otra de las fortalezas castellanas legendarias de esta frontera altomedieval: el castillo de Coruña del Conde, de nuevo en muy mal estado de conservación. Como curiosidad, desde sus torres el pionero de la aviación Diego Marín Aguilera realizó en 1793 uno de los primeros vuelos documentados en la historia de la aeronáutica.

Castillo de Coruña del Conde
Castillo de Coruña del Conde

Desde aquí podemos llegar en pocos minutos a la localidad de Caleruega, lugar de nacimiento de Santo Domingo de Guzmán y donde se puede contemplar el Torreón de los Guzmanes, ejemplo de torre noble del siglo XII.

Torreón de los Guzmanes (Caleruega)
Torreón de los Guzmanes (Caleruega)

Desde Caleruega nos desplazaremos hasta Gumiel de Izán, uno de las localidades que nunca suele faltar en ninguna de los tours privados de Madrid Experience para disfrutar de los vinos de la zona. El conjunto monumental es digno de pasearse. Además de restos de casas nobles yfortificadas, se conservan los restos de su castillo en un cerro al noreste.

Tomamos ahora la A-1 en dirección a Aranda de Duero con el objetivo de seguir de nuevo la ruta de la N-122. Al poco de volver a circular por esta carretera llegaremos a Castrillo de la Vega, que como su nombre indica, tuvo otra fortificación y de la que hoy en día queda únicamente un torreón en sus afueras.

Castillo de Castrillo de la Vega (Burgos)
Castillo de Castrillo de la Vega (Burgos)

De nuevo en ruta, llegaremos al precioso conjunto monumental de Haza, un pequeño pueblo situado en la cima de un imponente cerro que conserva aún gran parte de sus murallas y de su castillo, testigo del baluarte que fue a partir del 912, fecha en el que el conde Gonzalo Fernández se hizo con la zona.

Restos del castillo de Haza
Restos del castillo de Haza

Desde Haza podemos acceder en pocos minutos a Hoyales de Roa, donde se conservan los restos de una torre señorial de los siglos XII-XII.

Torre de Hoyales de Roa
Torre de Hoyales de Roa

Desde aquí merece la pena desviarse ahora hacia el sur. Una vez que lleguemos a Fuentecén tomaremos la carretera que nos lleva primero a Adrada de Haza, donde solo se conservan unos restos de un torreón, pero sobre todo para visitar el curioso castillo de Torregalindo.

Su forma de barco domina el territorio y es una muestra más del recinto fortificado de esa frontera meridional de defensa del condado de Castilla.

Castillo de Torregalindo
Castillo de Torregalindo

Deberemos de volver a tomar de nuevo la N-122 y seguir hacia occidente, camino de la parte vallisoletana de la Ribera de Duero. Antes podemos hacer una breve parada en las cercanías de Valdezate y subir al páramo de Corcos para ver los restos de la Torre de Corcos.

Torre de Corcos
Torre de Corcos

Continuamos hacia una de la etapas más espectaculares de la ruta, ya en la provincia de Valladolid. Se trata del bien conservado castillo de Peñafiel, imagen icónica de la Ribera del Duero que hoy en día alberga un Centro de Interpretación y el Museo Provincial del Vino.

Este castillo, fundado en el siglo X, fue propiedad de don Juan Manuel, un noble y literato castellano autor entre otras obras de los famosos cuentos de El conde Lucanor.

Castillo de Peñafiel
Castillo de Peñafiel

La última etapa de esta ruta por los castillos de la Ribera del Duero es Curiel de Duero, que conserva también los restos de una fortaleza iniciada en el siglo X y que fue propiedad de los reyes de Castilla.

Castillo de Curiel de Duero
Castillo de Curiel de Duero