Romería de Rodrigo a Santiago

A los caminos entró Rodrigo, passó de Malgrado,
de qual dizen Benabente, segunt dize en el romançe,
e passó por Astorga, et llegó a monte Iraglo.1
A la condessa doña Theresa Núñez apriessa ovo preguntado:
«Señora, ¿quántos días ha passados que yo fue en romería a Santiago?»
El dixo la condessa: «Oy passan veinte e seis días,
cras serán los veinte e siete días llegados.»
Quando esto oyó Rodrigo fue mal amanzellado,
e dixo:«Cavalgat mis cavalleros, e non querades tardarlo;
vayámosnos servir al buen rey don Fernando,
que tres días ha, non más, para complirse el plazo.»

Rodrigo y el leproso

A los caminos entró Rodrigo, con treçientos fijosdalgo.
Al vado de Cascajar, a do Duero fue apartado
— fuerte día fazía de frío—, a la posiste en llegando,
a la horilla del vado, estava un pecador de malato,
a todos pediendo piedat, que le passasen el vado.2
Los cavalleros todos escopían, et ívanse d’él arredrando.
Rodrigo ovo d’él duelo, et tómolo por la mano;
so una capa verde aguadera passólo por el vado,
en un mullo andador que su padre le avía dado,
e fuesse para Grejalva, do es Cerrato llamado;
so unas piedras cavadas, que era el poblado,
so la capa verde aguadera, alvergó el Castellano et el malato.3
E en siendo dormiendo, a la oreja le fabló el gapho:
« ¿Dormides Rodrigo de Bivar? Tiempo has de ser acordado:
mensagero so de Christus, que non soy malato;
Sant Lázaro so, a ti me ovo Dios enbiado,
que te dé un resollo en las espaldas, que en calentura seas tornado;
que quando esta calentura ovieres, que te sea menbrado,
quantas cossas comenzares arrematar l’as con tu mano.»
Diol’ un resollo en las espaldas que a los pechos le ha passado.
Rodrigo despertó, e fue muy mal espantado;
cató en derredor de sí, et non pudo fallar el gapho.
Menbróle d’aquel sueño, et cavalgó muy privado:
fuesse para Calahorra, de día et de noche andando.


  1. Rodrigo y sus caballeros fueron a Santiago siguiendo el Camino francés y pasaron por el puente de Malgrado, antiguo nombre de la localidad de Benavente; luego por Astorga y por el Monte Irago, en Foncebadón (León).
  2. El famoso Vado de Cascajar se encuentra en San Esteban de Gormaz y permitía pasar el río Duero. Por eso fue un lugar estratégico durante siglos. Es protagonista de varias leyendas.
  3. La acción se desvía hacia la zona del Cerrato palentino. Grejalva es el actual despoblado de Grijalba en el municipio de Cubillas de Cerrato, donde hoy en día pervive la ermita de Nuestra Señora de Grijalba. En este pueblo, como en otras de Castilla, era común que las viviendas se excavaran en la roca.